MILAN 4-TORINO 2

El Milán conquista la semifinal con una remontada

Quinto triunfo consecutivo para los rossoneri, que tumbaron al Torino en San Siro con un gran Castillejo y los goles de Calhanoglu (doblete), Bonaventura e Ibrahimovic. Un doblete de Bremer ilusionó a los granata.

El Milán conquista la semifinal con una remontada
Jonathan Moscrop/CSM via ZUMA Wi Jonathan Moscrop/CSM via ZUMA Wi

El Milán se clasificó a las semifinales de la Copa italiana, donde le espera la Juventus, batiendo al Torino 4-2 en San Siro. El resultado engaña: los rossoneri triunfaron solo en la prórroga ante unos granata que venían del humillante 0-7 con el Atalanta, buscaban venganza y rozaron el pase. Fueron protagonistas Calhanoglu, con un doblete, y también Castillejo: el ex del Villarreal sigue siendo titular en la banda derecha y tres de los cuatro tantos de su equipo nacieron de sus pies.

El enfrentamiento comenzó bien para los de Pioli: tras una pérdida de Verdi, Castillejo buscó a Rebic con un pase vertical y el croata centró para Bonaventura, que empujó entre palos. Los rossoneri siguieron con el mando del partido, pero en el 34’ un contragolpe armado por el mismo Verdi acabó con el defensa Bremer ganando el mano a mano con Donnarumma.

Antes del descanso los rossoneri volvieron a adelantarse con Rebic tras un córner, aunque el colegiado anuló el tanto por una mano de Piatek en la jugada. En la segunda parte, tras una fase de equilibrio, Pioli decidió quitar a un apagado (y pitado) Piatek y sustituirlo con Ibrahimovic.

Era el 65’, y cinco minutos después, sorprendentemente, los de Mazzarri dieron la vuelta a la tortilla gracias a otro tanto de Bremer, que cabeceó a la red un bonito centro de Ola Aina. Los milanisti se volcaron al ataque, pero el empate llegó sobre la bocina (en el 91') gracias a Calhanoglu, que recibió un pase de Castillejo en el límite del área y fulminó a Sirigu con un disparo desviado por Djidji.

A partir de entonces, el enfrentamiento fue un casi monólogo milanista: Ibrahimovic, a instantes del pitido final, chutó alto un centro de Leao en el corazón del área, mientras que en la primera parte de la prórroga Sirigu neutralizó otro intento de Calhanoglu y ganó un mano a mano con Theo.

El experto guardameta de los turineses cayó solo en el 106’, cuando el turco recibió un pase vertical del recién entrado Kessié y firmó el 3-2 con un zurdazo que le dobló las manos. Ni el tiempo de celebrar y llegó la sentencia. Castillejo llegó al fondo y centró para Leao, que le cedió el balón a Ibrahimovic: el sueco, esta vez, no falló, firmando su segundo gol en cinco presencias desde su regreso, que ha cambiado totalmente la temporada rossonera. Con este, ya van cinco triunfos seguidos.