ATLÉTICO DE MADRID

Los reforzados y señalados del Atlético en la Supercopa

El equipo rojiblanco realizó un buen torneo, alcanzando la final tras eliminar al Barcelona y cayendo contra el Madrid en los penaltis sin ser peor que los blancos.

El Atlético se marchó de la Supercopa de España con una sensación agridulce, después de caer en la final en los penaltis contra el Real Madrid, pero volviendo a demostrar que a pesar de tener una plantilla con muchas caras que cambiaron en verano es capaz de competir contra cualquiera. Eliminó al Barcelona en semifinales tras remontar y vencer 2-3 y el equipo blanco no pudo hacerle ningún tanto en 120 minutos. Los dos primeros clasificados de LaLiga cuya ventaja sobre el equipo rojiblanco se ha reducido a cinco puntos. En el torneo varios jugadores salieron reforzados, aunque otros no tanto. 

Reforzados:

Felipe

El central volvió a ser un titan durante toda la Supercopa. Completó los 210 minutos del equipo en el torneo y fue inexpugnable por arriba. En las semifinales contra el Barcelona ocupó el lado izquierdo del centro de la zaga, ya que Savic siempre actúa en la derecha. El montenegrino regresaba después de tres meses sin jugar y Felipe estuvo muy atento a la hora de tirar la línea a su par. Savic cumplió pese a la inactividad y el brasileño volvió a destacar. Un nivel que se amplificó en la final contra el Real Madrid. En esta ocasión en el perfil derecho, su lado natural, hasta que Savic sustituyó a Giménez en la prórroga, acabó realizando 14 despejes ante los centros de los jugadores del equipo blanco. Siete más que Ramos, el segundo que más del partido y ocho que Trippier, el siguiente atlético. A sus 30 años muestra una seguridad y veteranía capital en el equipo, pero es que además puede presumir de un físico privilegiado. En el Oporto nunca sufrió una lesión en tres temporadas, y en el Atlético se ha hecho con el puesto aprovechando las ausencias de Savic y Giménez. Ante el Madrid recuperó cinco balones y aguantó prácticamente 100 minutos con amarilla sin que la amonestación le condicionase. También aporta una buena salida de balón, sin arriesgar, pero buscando al compañero bien situado. Pese a que se dudó de su fichaje por los 20 millones pagados por un jugador veterano, hasta el momento es una de las grandes incorporaciones del curso. 

Correa

Desequilibrio puro, marcó el gol que clasificó al Atlético a la final y que tumbó al Barcelona. Un jugador cuestionado y llamado a salir en verano, pero que actualmente es capital arriba. También completó los 210 minutos del Atleti y ha ido ganando terreno a todos sus competidores pese a partir por detrás de João Félix, Vitolo, Diego Costa, Morata y Lemar. Esfuerzo por cada pelota, en ocasiones excesivo nervio, pero en un equipo con dificultades para proponer algo diferente en ataque es un oasis cuando está bien. Y últimamente siempre lo está. Contra el Barcelona, además de superar a Neto en el mano a mano, asistió a Koke en el gol que abrió el marcador y cuando jugó arriba causó mucho peligro. En la final frente al Madrid también fue de los jugadores más peligrosos y pudo ser objeto de penalti por parte de Ramos. En la prórroga dejó varias jugadas de mucho mérito y estuvo a punto de conseguir el gol a través de un centro en el 119'. Sale muy enchufado del torneo. 

Morata

Gran destacado en los dos partidos dejándose la piel por el equipo pese a las dificultades ante las que se media. Mucho trabajo de espaldas y gran capacidad para aprovechar la posibilidad de correr en ataque. Mientras no llega un refuerzo arriba con el que competir o compartir punta de ataque, el '9' lo deja todo en cada encuentro. Ante el Barcelona marcó el gol de penalti que puso el empate después de una gran asistencia para Vitolo, que fue derribado por Neto y después dio el pase de gol a Correa con otro preciso pase al espacio. Al canario también le dio la opción de batir a Courtois en la prórroga contra el Madrid, pero el belga salió vencedor. Mismo caso que ante la ocasión de Morata más clara, donde quizás no eligió bien la dirección de su remate. Cuando iba a tener una nueva opción después de una fantástica cabalgada, fue detenido por Valverde con una durísima falta por detrás. Trabajo encomiable y nada que reprocharle en el torneo. 

Llorente y Vitolo

El banquillo del Atlético se presentó en Arabia Saudí muy escaso de alternativas ofensivas. Pero Llorente y Vitolo cambiaron la cara del equipo y se reivindicaron en su búsqueda de minutos. El pivote fue clave en su entrada contra el Barcelona, cayendo en el marcador por 2-1 y dando la vuelta al marcador con participación de Llorente en el tercer gol robando el balón a Griezmann y en la jugada anterior donde el equipo reclamó penalti por mano de Piqué. También estuvo cerca de marcar su gol conduciendo desde campo propio hasta probar a Neto. En la final jugó la prórroga y el Atlético volvió a subir su nivel y a recuperar presencia en el centro del campo, donde antes de su salida estaba perdiendo paso. Buenos minutos después de un inicio de curso complicado y que le pueden llevar a ser más protagonista. Vitolo por su parte puso mucho desequilibrio contra el Barcelona, demostró que está recuperado de sus problemas físicos y provocó el penalti que supuso el empate. Ante el Madrid su entrada no provocó un efecto tan importante, pero también probó a Courtois con peligro y demostró ser una pieza útil desde el banquillo. 

Rendimiento inferior

João Félix

El portugués disputó todos los minutos del torneo menos los 20 finales contra el Real Madrid, pero no pudo ser determinante. Poca presencia, mucho desgaste, pero con el balón se le exige más. Ante el equipo blanco intentó varios destellos de calidad, pero no le salió ninguno. Quizás pecó de efectista buscando varios caños y no fue efectivo. Le falta tener más presencia en el ataque del equipo, mostrarse más y parecer menos apático. El alto precio pagado por el Atlético (127,2 millones) quizás le ha llevado a tener una ansiedad en busca de demostrar su técnica que le pasa factura en los partidos. Ante el Barcelona sufrió mucho recibiendo muy lejos del área rival, pero ante el Real Madrid gozó de una ocasión clarísima tras un fallo de Ramos y remató fuera. Cuando pudo girar no eligió bien. Es muy joven, sólo 20 años, y tiene todo un futuro enorme por delante, pero la afición rojiblanca empieza a impacientarse. Está llevando con dificultad el periodo de aclimatación necesario al cholismo y Correa y Morata son más determinantes arriba. Pese a eso se esperan grandes cosas de él, está comenzando. 

Herrera

Doble oportunidad en el once para el mexicano aprovechando la ausencia de Koke. Pese a que pudo jugar en el doble pivote junto a Thomas, no estuvo bien con balón en ninguno de los dos partidos. Su presencia y capacidad de abarcar campo es importante, con un gran trabajo físico, pero debe dar más en la salida. Estaba ganando mucha trascendencia en el Atlético en las últimas fechas, pero no destacó en la Supercopa. Simeone le sustituyó por Koke en el descanso del partido contra el Barcelona y volvió a ser el primer cambio ante el Madrid, en la final por Vitolo. Debe volver a ilusionar como estaba haciendo en los encuentros anteriores. 

Renan Lodi

Un jugador que se está adaptando al fútbol europeo y que es mucho más feliz cuando ataca que cuando defiende. Los equipos rivales buscan mucho su espalda y todavía debe que crecer en esa faceta. A sus 21 años tiene mucha progresión por delante, pero debe trabajar atrás. El Cholo le sustituyó en los dos encuentros para situar a Saúl, un centrocampista, en su puesto. En la final acabó jugando Arias de lateral izquierdo a pierna cambiada. Frente al Barça fue sustituido por Vitolo en el minuto 67 con el marcador en contra y ante el Madrid dejó su hueco a Llorente en el 89'. Ante el Madrid, Simeone se desgañitó en la banda pidiéndole concentración atrás. El Liverpool es un cañón en la derecha, con Salah y Alexander-Arnold atacando como martillos pilones, por lo que deberá estar muy seguro en la eliminatoria de Champions.