TERCERA DIVISIÓN

El Zamora es el Liverpool español

El equipo entrenado por David Movilla es líder incontestable del Grupo VIII de Tercera y suma 19 victorias seguidas. Su balance es calcado al de Klopp y los suyos: 58 de 60 puntos.

El Zamora es el Liverpool del fútbol español.
Zamora CF Twitter

El Liverpool de Jurgen Klopp copa cada semana las portadas de la prensa internacional por lo que está siendo una Premier League histórica en lo que respecta a un balance de resultados admirable. Los 'reds' lideran la tabla con 58 puntos de 60 posibles o, lo que es lo mismo, 19 victorias y un empate. En España, hay un equipo que no le tiene nada que envidiar. Con un presupuesto muy inferior y sin tantos focos en el Ruta de la Plata, el Zamora cabalga con pie firme hacia la Segunda División B de nuestro fútbol, en un año histórico cargado de récords y exactamente con el mismo registro que el actual campeón de Europa. En sus árboles, hoy había mucha ilusión y ni una sola pizca de carbón.

El Zamora, a día de hoy, suma 19 victorias consecutivas, 18 de ellas en el campeonato liguero. No es una cifra anecdótica, ya que ningún equipo de Tercera División había logrado este balance a lo largo de la historia. Ya superó el récord de 15 encuentros seguidos de la Arandina y ahora apunta a llegar a las 20, precisamente de la Arandina, aunque con el matiz de que estas llegaron en temporadas diferentes. Se preguntarán, ¿cuál es la victoria restante que hace al equipo zamorano llevar 19 encuentros celebrando? Los de David Movilla no solo imponen su ley ante clubes de su misma categoría, sino que también dieron la machada copera ante un gigante de LaLiga SmartBank: el Sporting.

Aquel día, Sergio García se erigió como héroe con un doblete para derrocar a un equipo de categoría superior. "No hemos tenido respeto al Zamora y regalamos la primera mitad", dijo José Alberto. Más allá de eso, lo cierto es que el club de Tercera División se aunó para imponer su fútbol, algo que le pilló de sorpresa a un Sporting que protagonizó alguna de las sorpresas negativas de la primera ronda. Ahora, es el Mallorca el que viajará hasta el Ruta de la Plata, con la mente puesta en la permanencia y en lograr derribar el muro más consistente, no solo del fútbol español, sino de todo el panorama europeo. Porque desde aquel ya lejano mes de agosto, en el que dio comienzo la competición, nadie ha conseguido tumbar a los zamoranos. Mérito incontestable.

El Playoff les dará una segunda oportunidad

Así es la Tercera División del fútbol español. Da igual ser primero, batir récords o hacer historia. Todo lo decide una eliminatoria, en la que entran en juego muchos más factores: desplazamiento, lesiones, clima, arbitrajes, estado de forma... El Zamora lo sabe de primera mano. La pasada temporada finalizó el Grupo VIII en primera posición y todo parecía indicar el regreso a Segunda B. Sin embargo, primero con el Haro Deportivo y después con el Alcobendas, el club naufragó y se condenó a pelear un año más en la cuarta categoría nacional. Ahora, salvo hecatombe, ya sabe que volverá a pelear en los cruces por llegar a lo más alto: tras la conclusión de la primera vuelta saca 13 puntos al segundo clasificado y ¡21! al quinto. Desde luego, visto lo visto, en el primer semestre de la temporada, sería una hecatombe dejar marchar tal renta.

El Zamora es una familia

La paradoja de la pretemporada

En cuatro de los encuentros disputados en pretemporada, no dio la sensación, ni mucho menos, de que el Zamora fuera a arrasar de tal modo. Eso sí, se vio las caras con equipos de categoría superior. Empató contra el Guijuelo y ganó 1-0 al Salamanca. Perdió 0-1 ante la Cultural Leonesa y, he aquí la gran paradoja, fue duramente castigado por el ¡filial del Sporting!, contra el que perdieron por cinco goles a uno. Quién diría que cuatro meses después sería el primer equipo asturiano el rival en la Copa del Rey y que el resultado sería diametralmente opuesto. Pero para aquel entonces, la situación había cambiado por completo. La confianza lo es todo y el Zamora la derrochaba por los cuatro costados. La segunda ronda será otra historia. O no...

Sorprendente autocrítica

En Zamora se mantienen los pies en el suelo, a pesar de que hay motivos que invitan a la euforia. Desde que el Burgos Promesas, en la segunda jornada de campeonato, sacara un punto en su enfrentamiento directo, no hay ni un solo equipo que no haya salido derrotado en el tú a tú. Aun así, David Movilla, su entrenador, no perdona el más mínimo error, a sabiendas que el camino es pedregoso y el Playoff no entiende de días malos. Con 46 puntos de 48 posibles, desde luego una situación inmejorable, el técnico soltó una contundente crítica sobre el estado del equipo nada más derrotar al Cristo Atlético por dos goles a uno: "Hemos defendido francamente mal. Nos han generado mucho más de lo que esperábamos y mucho más de lo que debemos permitir. Ha habido partes que han sido un corre calles. Jugando a esta lotería se nos escaparán puntos, seguro".

No obstante, las sonrisas son habituales en sala de prensa, siempre y cuando no impere el conformismo. "Estoy satisfecho, pero creo que los balances son mejor hacerlos a final de la temporada. Van a llegar las derrotas, los malos momentos, pero este equipo está preparado para esas adversidades. Lo extraño es lo que han hecho hasta ahora. Lo mejor está por llegar". Siempre con un estilo marcado, que definió su capitán Dani Hernández en una entrevista con AS: "Nos gusta mucho someter al rival y presionar al equipo contrario. Nos gusta tener el balón y disfrutar jugando al fútbol". Para disfrute el del público del Ruta de la Plata y el de todo aquel que haya tenido la posibilidad de ver al Liverpool español. Como con los 'reds', el destino dirá, pero si el camino es también la meta, en Zamora se pueden dar por satisfechos.