INGLATERRA

Un United bipolar

Los de Solskjaer están invictos ante los siete primeros de la Premier (4 victorias y 3 empates). Sin embargo, su récord frente al resto desdibuja su temporada.

Solskjaer, Martial y Mata.

Dr Jekyll y Mr Hyde. La temporada del Manchester United parece haber sido escrita por Robert Louis Stevenson. Su irregular marcha en la Premier alumbra dos caras antagónicas, dependientes del nivel del rival. Si frente a los siete primeros de la tabla clasificatoria se muestra infalible (4 victorias y 3 empates), cuando el rival es de un nivel supuestamente inferior al suyo, entra en barrena. Cinco derrotas, cuatro empates y sólo dos victorias contra equipos que marchan por debajo de los mancuanianos en la clasificación. La última muestra de fragilidad llegó este domingo ante el colista, un Watford que sumaba su segundo triunfo del curso a costa de los de Solskjaer.

El fútbol de guardar y contragolpear que proponen los diablos rojos se ajusta mucho mejor a equipos con mayor querencia por el balón. Por el contrario, cuando llega el momento de ajusticiar a rivales inferiores, sufren. El accidente de Vicarage Road se suma al del Crystal Palace en Old Trafford (1-2) y a los acaecidos en sus visitas al West Ham (2-0), al Newcastle (1-0) y al Bournemouth (1-0), todos ellos conjuntos con menor puntuación en estos momentos que el propio United. Los empates contra Southampton (1-1), Arsenal (1-1), Aston Villa (2-2) y Everton (1-1) complementan esa bipolaridad, habiendo triunfado sólo en su visita al Norwich (1-3) y en la visita del Brighton (3-1).

Por el contrario, el temblor cuando toca dominar el partido se convierte en confianza al tener enfrente a un rival de mayor enjundia. El 4-0 con el que trituraron al Chelsea en la primera jornada liguera hacía presagiar una vuelta a la élite que, por el momento, ha sido un espejismo en el oasis en el que se encuentra inmerso y que sólo toma cuerpo frente a los grandes. Especialmente sonado fue su reciente triunfo en el derbi de Manchester en el Etihad (1-2), así como el logrado ante el efervescente Tottenham de Mourinho, a quienes disipó en su visita a Old Trafford (2-1). El mejor Leicester de la historia, por encima de aquel que acabó levantando la Premier, no se ha escapado de este extraño matagigantes, sucumbiendo por 1-0 en el Teatro de los Sueños. Asimismo, ni el sorprendente Sheffield (3-3), quinto de la tabla, ni el Wolverhampton de Nuno (1-1) pudieron lograr los tres puntos en la visita de los de Solskjaer. Aunque si hay un empate que destaca por encima del resto es la mancha ocasionada por el United a la impecable marcha del Liverpool por el campeonato doméstico. Los de Klopp han ganado 16 partidos y empatado sólo uno, en su visita a sus vecinos (1-1) en uno de los choques con mayor solera del planeta fútbol. 

Pochettino en el horizonte

Los fichajes llegados en verano han solucionado parte de un problema que asolaba al equipo en los últimos años, la fragilidad defensiva. Harry Maguire y Aaron Wan-Bissaka han apuntalado una defensa que, a pesar de haber recibido 22 goles en 18 partidos, ha sabido contener las embestidas de los mejores ataques de las islas británicas cuando ha sido necesario. No obstante, la falta de creatividad en la parcela ofensiva, pasando por un centro del campo de mayor empuje que toque y una carencia de '9' de área ocasionada por la salida de Lukaku, sin un reemplazo que le sustituyese, instalan un runrún constante alrededor de Ed Woodward, encargado de los fichajes del club, y del propio Ole Gunnar Solskjaer. Halaand no para de sonar para solventar esa falta de referente.

El todavía técnico de los mancunianos ha salvado el puesto gracias a sus repetidas victorias en los partidos marcados en rojo en el calendario, pero desde Inglaterra ya apuntan el nombre de Mauricio Pochettino como su más que posible sustituto de no enderezar un rumbo con demasiados vaivenes. El exentrenador del Tottenham lleva tiempo en la recámara del United y sonó como recambio de Mourinho de no haberse consolidado un interino Solskjaer al cargo. El argentino, recientemente tachado de la lista del Bayern de Munich, no tardará en encontrar acomodo y desde las islas se rumorea que no tardará en ocupar el lugar de Ole. Su experiencia y logros en el Tottenham le respaldan.

Un ritmo que no es acorde ni a la historia, ni al dinero invertido en la plantilla. El problema de la creatividad en el centro del campo viene de la mano de un Paul Pogba que ha estado alejado de la dinámica del equipo por una lesión en el tobillo que le han tenido más de dos meses en el dique seco. El agente del jugador ha confirmado recientemente el interés del Madrid, así como que el francés permanecerá en Manchester tras el mercado invernal. Del estado de forma del campeón del mundo puede depender el rumbo de este United bipolar, doctor y monstruo a partes iguales.