COPA DEL REY

Y el Jaén, cinco años después, se vengó del Alavés

En la última jornada de Segunda en la 13-14, los vitorianos ganaron en La Victoria y descendieron a su rival. Espinosa, superviviente, rompió a llorar tras la gesta.

El Jaén elimina al Alavés en la Copa.
Jose Manuel Pedrosa EFE

El 7 de junio de 2014 se enfrentaron Real Jaén y Alavés en La Victoria, sin saber que sería su último partido en muchos años. Concretamente, hasta el 17 de diciembre de 2019. Un lustro después, con la misma sede, la realidad de ambos es bien diferente: los jienenses, al borde de la desaparición, cabalgan en Tercera División; en el lado contrario, los vitorianos están asentados en Primera con un ambicioso proyecto que busca ser un habitual en media tabla. Pero en el nuevo formato de la Copa del Rey las presuntas superioridades se anulan y todo puede suceder. Así, el fútbol dictó sentencia. Los locales mostraron su mejor versión y protagonizaron lo que hasta ahora es la mayor campanada de la primera ronda del torneo del KO (3-1).

El Jaén, además, no solo jugó por una simple clasificación. Buscaban dinero, para saldar la deuda y, sobre todo, venganza. Sí, venganza, porque lo que sucedió aquel 7 de junio de 2014 fue un punto de inflexión en la historia de ambos clubes. Real Jaén y Alavés llegaron empatados a 48 puntos a la última cita. Ambos ocupaban puestos de descenso, aunque un triunfo les daba alas. Efectivamente, el conjunto babazorro acabó la temporada en 16ª posición y el jienense descendió ocupando la penúltima posición, pero ¿qué pasó para aquel desenlace dramático? La Victoria se vistió de gala ante el partido más crucial de todo el año. Sufrió, pero, a falta de diez minutos, mantenía la categoría con el único gol de Jona. Desde entonces, los acontecimientos se precipitaron y el Jaén no se libró de la condena.

Juanma empató en el minuto 82 y Mauro Quiroga le dio la vuelta solo 240 segundos después. El gesto de desolación de los aficionados se trasladó también al terreno de juego, pero Fran Machado continuó creyendo. En aquel entonces, el empate condenaba a los dos, pero el descenso administrativo del Real Murcia hubiera salvado a uno de ellos. Sin lugar a conjeturas, Guzmán hizo el tercero visitante en el 93’ y provocó un silencio sepulcral en la grada. De repente, las más de 500 gargantas vitorianas desplazadas se rompieron de júbilo antes de consolar al rival. El Jaén se caía del fútbol profesional, al que, por el momento, todavía no ha regresado. Durante muchos minutos estuvo salvado, pero hasta el pitido final todo podía suceder…

Una victoria histórica

Si bien el nuevo formato de la Copa del Rey está preparado para romper estadísticas, el Real Jaén ha marcado un registro que no se daba desde el año 1980. En aquel entonces, el Andorra eliminó al Zaragoza o, lo que es lo mismo, un Tercera División se cargó a un Primera del torneo del KO. Mucho ha llovido desde entonces. Aquella temporada nacieron los hombres de oro del baloncesto español y nadie conocía a Nadal o Fernando Alonso. Un dato 'en blanco y negro' que el equipo jienense se ha encargado de reactivar. Habrá más, no cabe duda, pero el primero siempre se lleva la mejor parte.

Un día especial para Espinosa

Solo un futbolista de la plantilla de aquel Jaén que bajó de LaLiga SmartBank a Segunda División B continúa en la plantilla. Juanma Espinosa, a sus 35 años, fue titular frente al Alavés de cinco años atrás y el descenso le hizo mudarse a Cádiz. Sin embargo, guardó siempre el recuerdo de la entidad y decidió volver en la temporada 2018-19. Quizás nunca imaginó que se volvería a poner en su camino el club vitoriano, pero lo hizo. El destino le dio otra oportunidad, también desde el once inicial, y esta vez no lo desaprovechó. Su semblante, tras el pitido final, lo dijo todo. Rompió a llorar, junto a toda la ciudad, en memoria de aquel día en el que pudo ser y no fue y en honor a un esfuerzo que les mete en la siguiente fase.