DEPORTIVO

El cambio de sistema logra revitalizar a medio Deportivo

Luis César apostó por un trivote, dejó por primera vez la puerta a cero y al fin se vio una buena versión de Vicente, Luis Ruiz o Peru y explotó Mujaid.

Luis Ruiz jugó ante el Alcorcón su mejor partido como blanquiazul.
Jesus Sancho Rodríguez DIARIO AS

El Deportivo sigue colista y ya suma 16 partidos seguidos sin ganar. A pesar del drama el sábado ante el Alcorcón se vieron brotes verdes que abren una luz de cara al futuro si se mantienen. La noticia más importante fue dejar la portería a cero, algo que no había ocurrido en los seis encuentros anteriores con Luis César. La solidez defensiva no fue una casualidad, sino fruto de un buen trabajo colectivo. El único remate con algo de peligro de los alfareros llegó en el minuto 90 tras un disparo de Sandaza que tampoco comprometió en exceso a Dani.

El secreto del éxito defensivo estuvo en el cambio de sistema de un Luis César que se animó a agitar el árbol tras seis jornadas inmóvil. Los centrales, en especial Lampropoulos, cumplieron atrás, no se complicaron nunca e incluso colaboraron en la salida de balón. Luis Ruiz mejoró y se incorporó en ataque, sobre todo en el primer tiempo. En la derecha sobresalió Mujaid, una apuesta personal en el lateral de Luis César que está funcionando.

La gran novedad táctica fue el trivote, una variación que mostró una versión mejorada de todos los mediocentros. Cumplió Bergantiños y realizó su mejor partido como blanquiazul Peru. Pero por encima de ellos brilló un Vicente que volvió a ser el de la primera vuelta del año pasado. El Depor tuvo el control con algo más del 60% de posesión, robó muchos balones y no concedió atrás. Muchas noticias positivas individuales, paso necesario para que se asiente lo colectivo.

El gol, asignatura pendiente

Si la solidez fue la cara para el Deportivo ante el Alcorcón, su falta de pegada fue la cruz. Un partido más, los blanquiazules se quedaron sin marcar, algo que ha sucedido en tres de los siete partidos que ha dirigido Luis César. En los otros cuatro logró un tanto en cada uno de ellos, obteniendo un pobre balance de cuatro goles en siete partidos, prácticamente medio tanto por encuentro. Con todo, ante los alfareros hubo un repóker de ocasiones en las que se pagó la falta de eficacia. Las dos más claras las tuvo Koné, que aunque algo escorado, tuvo dos mano a mano con Miralles y en ambas oportunidades remató muy cruzado. Hubo otra de Aketxe y dos remates horribles de Longo. El delantero italiano no carbura a pesar de las oportunidades que está teniendo. Ha jugado once partidos, siete de ellos como titular, sumando un total de 611 minutos en los que aún no ha logrado marcar.