DEPORTIVO

“Sé quién manda y a quién sigo, y no es otro que el entrenador”

Bóveda tiene claro que no deben meterse en temas tácticos y responde a Dani Giménez: "Nuestra credibilidad al pedir cambios se coge con pinzas".

Eneko Bóveda, en la sala de prensa de Abegondo
Jesus Sancho Diario AS

Más allá de que su rendimiento sobre el césped esté al nivel bajo de sus compañeros, Eneko Bóveda suele aparecer como la voz de la razón en el vestuario del Deportivo. Sin entrar en detalles, el lateral vasco pidió a sus compañeros que remen todos en la dirección que marca Luis César y le contestó a Dani Giménez, acostumbrado a valorar las decisiones de todos los entrenadores y que el sábado insinuaba que deberían jugar los futbolistas del Fabril:

Palabras de Dani: Nunca he visto a un jugador que pida que hay que quitarlo para poner a otro. O que haya que fichar a alguien para su posición. Nuestra credibilidad a la hora de proponer cambios hay que cogerla con pinzas. Sé lo que me toca, sé quién es el que manda sobre mí y al que sigo. Y ese no es otro que el entrenador. Después, en rueda de prensa, cerca del partido… el encuentro del otro día es un sufrimiento para todos y coloco esas declaraciones que pueden sonar un poco diferentes en ese contexto tan difícil".

Luis César anuncia revolución: Si lo cree el entrenador (necesidad de una revolución), yo lo creo. Si no lo cree él, no lo creo yo. Creeré en lo que crea él. Si cree que son necesarios 11 cambios, 20, cambiar el sistema… yo creeré que es el momento. En lo que crea él, no en lo que nadie más cree. Si dice tres centrales, yo quiero tres centrales. Si dice cinco delanteros, pues para mí es el mejor sistema. Y me gustaría que esa fuera la forma de trabajar de un equipo. Lo que diga el entrenador. Que si soy delantero y el entrenador dice que se juega sin delantero, pues llego a casa y lo comento con mi mujer, pero lo que diga el técnico es lo que toca. Yo en opiniones tácticas o de propuestas no entro ni por el forro".

Tensión y pintadas: “Se va de madre, sí, pero no sólo aquí. Se ha salido de madre y ahora toca aquí, luego a nuestros vecinos y luego a los que están un poco más lejos. Muchas veces estas cosas no sé hasta donde sí, hasta donde no… hasta donde los sentimientos justifican las reacciones. Una especie de escrache a una persona porque no le salen las cosas… muchas veces se habla de proporcionalidad. Es la pregunta que uno se debe hacer, si la respuesta está siendo proporcional a los hechos”.

Jugadores, sin críticas: Creo que es porque la gente en el fondo quiere mucho a este club y cree que si mata a los jugadores está matando al club. Que al final somos los que salimos al campo y no quieren matar a sus soldados. Lo entiendo así. Es algo que he sentido en los últimos partidos en Riazor. Pese a todo, a la rabia, mucha gente que no nos quiere ni ver pasar por delante o vestir esta camiseta, saben que este sábado van a tener que salir 11 jugadores y a esos 11 hay que ayudarlos".