ATLÉTICO DE MADRID

Hermoso, ante su oportunidad

El jugador de 24 años suplió a Giménez a los 14 minutos de partido y acompañó a Felipe como central izquierdo. Fue su primera gran actuación en el Atlético.

Mario Hermoso con el Atlético.
Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa

Mario Hermoso vivió su primera gran tarde como jugador del Atlético y llegó pese a comenzar el partido contra el Bayer Leverkusen desde el banquillo. La lesión de Giménez, sufrió una lesión muscular de grado I en el muslo derecho, le llevó al campo cuando tan sólo marchaban 14 minutos de encuentro.

El jugador de 24 años pudo desempeñarse contra los alemanes como central, su posición natural, y tuvo un papel destacado para volver a terminar con la portería a cero. Tras jugar toda la pretemporada en ese puesto, principalmente como pareja de Savic ya que Giménez se encontraba en la Copa América con Uruguay, desde el inicio de LaLiga ha ido alternado el puesto en el centro de la defensa con el de lateral izquierdo, donde tan sólo está Lodi como especialista en la primera plantilla. La expulsión del brasileño contra el Getafe en la primera jornada llevó a Hermoso a participar en el lateral durante los últimos 28 minutos de encuentro. En Butarque formó tirado hacia la izquierda en una defensa de tres centrales hasta ser sustituido a la hora de partido. Sí jugó en una pareja de centrales contra el Eibar, su único partido completo hasta el momento.

Pero su nivel en esas tres primeras jornadas de Liga no convenció a Simeone, que vio la irrupción de un gran Felipe para convertirse en el tercer central del equipo. Hermoso se había mostrado nervioso cuando le encaraba un rival y poco contundente en los despejes en los centros laterales y en los envíos aéreos. Tan sólo jugó seis minutos contra el Lokomotiv en el mes y medio siguiente de competición, hasta el pasado sábado donde volvió al once frente al Valencia. Su posición sobre el campo fue como lateral en defensa y tercer central en ataque.

Contundencia en los despejes

Pero ante el Bayer Leverkusen le tocó entrar de urgencias en un partido capital de Champions y por fin se pudo ver a un Hermoso reconocible respecto al de la gira por Norteamérica. Formando pareja atrás con Felipe, estuvo seguro y fue ganando confianza con el paso de los minutos. Acabó con nueve despejes, el que más de todo el partido con diferencia, y volvió a estar muy seguro en el pase (31 acertados de 38 intentados, el 83,8% de acierto y 10 de ellos en campo contrario).

Recuperar la seguridad de su juego es uno de los grandes puntos a trabajar por Hermoso. Ante el Leverkusen se vieron los primeros brotes verdes, ya que con el paso de los minutos se fue asentando y mostrando cada vez más convencido en su capacidad defensiva para ir creciendo en el partido. El gran objetivo de Hermoso pasa por estar en la Eurocopa del próximo verano, después de quedarse fuera de la última lista de la Selección por primera vez en el último año. Su falta de minutos llevaron a Robert Moreno a apostar por Albiol, Pau Torres, Diego Llorente e Íñigo Martínez para pelear el puesto de acompañante de Ramos. Pero es un hueco que sigue muy abierto y si Hermoso aprovecha las oportunidades que le vienen ahora en el Atlético, con las molestias de Giménez unidas a la lesión de Savic, podrá tener una plaza en el próximo gran torneo de la Roja.