Euroliga
FINALIZADO
Zalgiris ZAL

59

Estrella Roja RED

61

FINALIZADO
Alba Berlin ALB

80

Olympiacos OLY

99

FINALIZADO
Milan MIL

76

Anadolu Efes IST

81

REAL MADRID - OSASUNA

Chimy: "La vida me ha golpeado y salí de muchas batallas"

El argentino llegó este verano procedente del Huesca y ha encajado en El Sadar. Antes había jugado en Tiro Federal y San Lorenzo. El 'Comandante' desembarca en el Bernabéu.

Chimy Ávila posa para As.
MIKEL SAIZ DIARIO AS

Su madre, su mujer y sus hijas son los pilares de su vida, de una vida que le ha golpeado fuerte en muchas ocasiones. Tremendamente creyente y un enamorado de la música, asegura deberle mucho al fútbol. Desechó otras ofertas para recalar en Osasuna este verano porque antepone la felicidad de su familia al dinero. Le encanta que le llamen el 'Comandante' y hasta posa para la entrevista con saludo militar. El Chimy Ávila visita hoy el Santiago Bernabéu, donde sabe que les espera un partido difícil. Asegura que todos los encuentros son especiales y no descarta, para nada, que su equipo pueda sacar algo positivo del feudo blanco.

Una pena los dos puntos que se les escaparon ante el Betis, pese a que lo intentaron de todas las maneras y fueron superiores…

La verdad es que sí, que no se están dando los goles. Estamos sumando, pero de a uno. Creo que es el momento de sumar de tres en tres. En el próximo partido, en el Bernabéu, vamos a encontrar un gran rival. Tenemos que estar tranquilos y saber esperar el momento.

Usted ante el Betis, como en cada partido, hizo lo imposible por marcar y estuvo a punto

Lo cierto es que el otro día acabé un poco frustrado. Los delanteros vivimos del gol y cuando uno no puede convertir le frustra mucho. Yo trato de seguir por el mimo camino, haciendo las cosas bien y sé que en cualquier momento llegará.

Visitan el Bernabéu ante un Madrid que ha cedido puntos pero que es colíder.

El Madrid es el Madrid. Esté bien o mal, en cualquier momento se despiertan los grandes jugadores que tienen y le dan un vuelco al resultado. Nosotros vamos a hacer nuestro juego, lo que nos diga el míster. Trataremos de estar concentrados al cien por cien.

Ustedes jugaron el viernes y el Madrid el domingo. ¿Es una ventaja?

Pienso que no. No hay excusas. Hay que salir a jugar el partido y hasta que el árbitro no pite el final no se sabe qué puede pasar.

El Real Madrid juega el sábado con el Atlético y la semana que viene Champions, ¿considera que eso puede influir en el planteamiento de su partido?

Todos los jugadores del Real Madrid son buenos, si no, no estarían allí. Los jugadores que ponga Zidane van a tratar de hacer las cosas lo mejor posible porque todos quieren demostrar que pueden ser titulares, como cualquiera de nosotros. El partido va a ser difícil igual.

Usted ya sabe qué es jugar en el Bernabéu.

Sí. Quizá es uno de los partidos que uno marcaría, pero yo todos los partidos que juego los marco en rojo. Son cosas que uno vive y que quedan para la historia, para los hijos, para los nietos… Tal vez este lo sea un poco más, pero para mí todos los partidos son especiales.

¿Se imagina marcar allí?

Sería un plus muy lindo, pero tampoco me vuelvo loco con la idea de hacerlo todo en un solo partido. La ansiedad y las ganas de demostrar cosas, pueden jugar en tu contra. Hay que ir despacio.

¿Cuál diría que es el jugador más peligroso del Real Madrid?

Son todos buenos. Por eso están en el Madrid. Nosotros tenemos que hacer el juego de la mejor manera posible, seguir lo que nos diga el míster y desconfiar de todos, no de uno en concreto.

¿Cómo se le intenta jugar a un equipo de la envergadura de su rival de esta noche?

Lo primero que tenemos que hacer es olvidarnos de que es el Real Madrid. Dentro del campo somos once contra once. Hay que salir a jugar como si fuese un partido más.

¿Cree que pueden sacar algo positivo de esta visita?

Sí. Estamos todos muy mentalizados y venimos haciendo las cosas bien. Vamos sumando punto a punto, pero ya es hora de sumar tres. No hay nada imposible.

Llegó a Osasuna este verano y, aunque tenía ofertas de otros equipos se decantó por el equipo rojillo porque siempre ha mantenido que sobre todo da importancia al sitio en el que está…

Sí. Muchos pensarán que me podía haber ido al Sevilla, al Getafe o al Leganés, que se interesaron por mí, pero uno prioriza el bienestar de la familia y estar tranquilo. Para mí eso está por encima del dinero. El dinero es una recompensa que te va a dar Dios más adelante, pero primero hay que armar la casa para poder poner el techo.

¿Qué ha encontrado en Osasuna?

El ambiente dentro del campo, los dirigentes y sobre todo, la grada. Lo de esta afición, como decimos en Argentina, es de locos. Es la afición la que empuja, la que te da el último sitio en cada balón… En cierto modo estoy triste porque quiero regalarles mi primer gol en El Sadar y me entristece mucho no haberlo logrado aún. Sé que llegará.

Le costó poquísimo meterse a la afición de Osasuna en el bolsillo…

Yo trato de devolverles el cariño que me dan en cada pelota dividida, en cada segundo dentro del campo, trato de devolverles todo ese amor.

Es el prototipo de jugador, en cuanto a lucha y garra, que se adapta a la perfección a la filosofía de este equipo.

Como me dijo Braulio, no es fácil tener ADN rojillo, pero yo trato de asimilar lo que me explicó Braulio con respecto a los valores del club. Trato de hacer las cosas lo mejor posible, de meter garra y demostrar que puedo estar aquí.

Lo da todo en cada encuentro. ¿Alguna vez ha calculado los kilómetros que hace por partido?

No. No sé cuántos kilómetros hago. Sé que soy el segundo jugador más rápido de la Liga. No me conformo con lo que hice, sino con lo que vendrá. Si hoy hice 34 kilómetros, mañana quiero hacer 35. Entreno mucho y dedico tiempo a lo que hago para poder ser día a día mejor.

El modo en que lleva el pantalón durante los partidos, ¿es una manía?

Yo en mi barrio siempre jugaba sin camiseta y con short. Estaba acostumbrado a remangarme en el barrio y cuando salgo al campo lo sigo haciendo. Me siento libre así, me siento yo cuando era chico. Me ayuda a jugar feliz.

Ha tenido una vida difícil, ¿eso le ayuda a valorar más lo que tiene ahora?

Sí. Yo soy muy creyente. La vida me ha golpeado pero y salí de muchas batallas. De la mano de Dios, no me importa enfrentarme a cualquier batalla porque sé que voy a salir ileso. La vida me ha golpeado a mí y a mi familia. Si uno se hace fuerte en las peores batallas después todo es más fácil.

¿El fútbol ha sido su tabla de salvación?

Soy muy agradecido y al fútbol le debo mucho. Por eso no tengo ningún problema en firmar 200 autógrafos o los que haga falta. Gracias al fútbol soy quien soy. Cuando jugaba en mi barrio veía a mi ídolo, Juan Román Riquelme en la tele y si yo soy hoy el ídolo de algún chaval, mientras ellos sean felices, yo lo soy. En la sonrisa de cada chico veo la mía de niño.

¿Cómo es el Chimy Ávila fuera del campo?

Cuando estoy con mis hijas soy un crío más. Mi mujer me riñe a mí tanto como a ellas porque trata de ser ellas, de jugar con ellas. Tendré errores, como cualquier padre, pero trato de hacerlo lo mejor posible. Siempre digo que mi hija mayor me enseñó a ser papá. Hay que disfrutar cada etapa de tus hijos.

¿Usted y su familia se encuentran cómodos en Pamplona?

Sí porque la gente nos hace sentir cómodos con el afecto y el cariño que nos muestran cada día. La gente es muy amable y nos quieren mucho. Así es todo más fácil.

¿Con que compañeros de lleva mejor?

Me han acogido muy bien y me llevo genial con todos, pero estamos los del mate. Roncaglia, Estupiñán y yo somos los del mate. A veces se suma también Aridane. Este es un grupo muy lindo. No hay maldad, hay competencia sana. La unión del grupo hace todo más fácil.