Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
-

ATLÉTICO

El Atlético empieza frágil atrás... como acostumbra con el Cholo

Ha encajado cuatro goles en cuatro jornadas. A la defensa le cuesta asimilar los mecanismos. El año pasado, a estas alturas había encajado lo mismo, como en la 13-14 y la 14-15.

Giménez y Savic en el Atlético-Getafe.
PEPE ANDRES DIARIO AS

El Atlético ha encajado cuatro goles en los dos últimos partidos. Si en las dos primeras jornadas era Jan Oblak el único portero, con Pacheco del Alavés, que no había encajado ningún gol, en las dos siguientes jornadas ha recibido cuatro, dos del Eibar y otros dos de la Real Sociedad en Anoeta. Sin embargo, no hay que alarmarse. Una de las características del Atlético del Cholo es su solidez defensiva y, si por un lado es cierto que esa línea en esta temporada se ha construido casi por completo, con la baja de nombres tan importantes en todos los años del entrenador rojiblanco, como Godín, Filipe y Juanfran, también lo es que que haya encajado cuatro goles a estas alturas no es síntoma de nada.

Excepto la temporada 2015-16, en la que Oblak igualó el récord de imbatibilidad de Liaño en LaLiga, sólo 18 goles encajados, que sólo recibió dos en las cuatro primeras jornadas, y la siguiente, la 2016-17, un gol, el número entra dentro de los parámetros habituales del inicio de las temporadas del Atlético del Cholo. Cinco goles había recibido en las cuatro primeras jornadas de su primera temporada completa, la 2012-13, uno del Levante, tres del Rayo y uno del Valladolid. Cuatro eran en la 2013-14, uno del Sevilla, uno de la Real y dos del Almería, en la 2014-15, uno del Eibar, uno del Real Madrid y dos del Celta, y cuatro también en la 2018-19, LaLiga pasada, dos del Celta y uno del Valencia y uno del Eibar. Uno menos había recibido la anterior, la 2017-18: tres, dos del Girona y uno de Las Palmas. 

Savic y Giménez, dos centrales diestros

Dos de los cuatro puestos de la defensa ya lo cubrían dos personas nuevas, los laterales, Trippier y Lodi quien por cierto no sólo hereda el lateral izquierdo de Filipe sino también una realidad durante todos sus años como rojiblanco: era el único futbolista sin sustituto natural. Podía hacerlo Lucas, un central reconvertido, como ahora puede hacerlo Hermoso, fichado para tener el mismo papel. Giménez y Savic son los nombres guardianes del centro de la defensa aunque, en principio, tras la marcha de Godín parecía que un fichaje como el de Felipe, con experiencia y veteranía, fuera a ocupar su lugar como pareja de Giménez, éste lo ocupa el propio Giménez, obligado a jugar a la izquierda después del comienzo de temporada descomunal de Savic, que también completó una gran pretemporada. Los dos son centrales derechos y viven su particular asentamiento mientras lo termina de hacer el resto de la defensa... Eso sí, en los números de siempre. Porque la 2013-14 también encajó cuatro goles en las cuatro primeras jornadas... Y acabó campeón de Liga