Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Champions League

ICC | REAL MADRID - ATLÉTICO

Jovic y Saponjic forjaron una amistad a prueba de derbis

Mantienen una estrecha relación a pesar de la gran rivalidad que mantenían en Belgrado. El madridista jugaba en el Estrella Roja y el atlético, en el Partizan. Estuvieron juntos en el Benfica.

Saponjic y Jovic, durante un partido con la selección serbia.

Entre las historias que se han colado en este primer derbi está la que protagonizan Luka Jovic e Ivan Saponjic. Los dos delanteros serbios de 21 años han llegado para reforzar al Madrid y al Atlético escribiendo un nuevo episodio de una antigua rivalidad que nunca pudo con su gran amistad. Y es mucho decir, porque crecieron enfrentándose en el derbi de Belgrado. Uno con el Estrella Roja y el otro con el Partizan… Entonces, Saponjic era el niño prodigio del fútbol serbio y Jovic era uno más en las filas del Estrella Roja. En su país comparaban, y aún lo hacen, su amistad con 'Through the barricades' ('Tras las barricadas'), de Spandau Ballet, una canción que narraba a mediados de los 80 la historia de amor entre un chico católico y una chica protestante en Irlanda del Norte. No les faltaba razón, porque la historia tiene también un toque romántico actualmente. La pareja de Saponjic, Ivana, es hermana de Radovan Pankov, actual defensa del Estrella Roja.

Jovic y Saponjic posan en Belgrado en 2015 con la camiseta del Estrella Roja y del Partizan.

Jovic y Saponjic posan en Belgrado en 2015 con la camiseta del Estrella Roja y del Partizan.

'Sapa' y Jovic crecieron complementándose. "Lo que a mí me falta en el campo, lo aporta él, sabe siempre donde voy a estar y al revés; sería bueno que se viniera conmigo al Estrella Roja", decía Jovic en 2015, narrando cómo juntos goleaban en las inferiores de las Águilas Blancas. "Imposible", contestaba Saponjic, "yo siempre quiero que Luka marque, pero que el Estrella Roja pierda". Y es que la rivalidad deportiva entre los dos clubes no es apta para menores. En 2015 el ahora rojiblanco se marchó al Mundial Sub-20, jugando con chicos casi tres años mayores que él. Fue importante en la Serbia de Paunovic campeona del mundo.

Jovic no pudo hacerlo. El conflicto que mantenían el Estrella Roja y su federación se lo impidió. Pero su crecimiento era ya evidente y, como Saponjic, fue captado por José Boto, scouting del Benfica, en 2016. Pero en Seixal la carrera de ambos se frenaba. Jovic se marchó cedido al Eintratch, donde explotó y el Benfica se pilló los dedos. Ahora el Atlético se ha fijado en Saponjic, que observa el desafío como su gran oportunidad. En sus primeras semanas como rojiblanco está sorprendiendo por su mentalidad trabajadora y su derroche físico. Hoy se reencontrará con Jovic, amigos y rivales otra vez.