LEGANÉS

El Leganés supera los 10.000 socios y se acerca a su récord

El club confía en poder superar la barrera histórica de los 10.300 abonados y sumar 10.500. Es la segunda vez que se sobrepasan las cuatro cifras. El Lega consolida su masa social.

El Leganés supera los 10.000 socios y se acerca a su récord
Juan Aguado DIARIO AS

El Leganés está a un paso de lograr un nuevo récord histórico de abonados. Los pepineros han anunciado esta tarde que el club ha rebasado los 10.000 socios y espera poder alcanzar los casi 10.500, cifra que superaría los 10.300 con los que fijó su listón más alto la pasada temporada. Este nuevo hito permite garantizar que el 80,29% de los asientos del recinto tienen dueño.

El fenómeno viene impulsado, en gran medida, por la renovación de abonados, que ha alcanzado este año el 90,2% de éxito. En total, 9.296 hinchas han prolongado su vínculo con el club, lo que sitúa las nuevas altas en 704 nuevos hinchas que, de cumplirse con las expectativas, sumarán las casi 1.200 altas.

Es, además, la segunda vez en sus 91 años de existencia que el Lega sobrepasa las cuatro cifras de abonados. La primera lo logró el pretérito curso, aunque lo consiguió, eso sí, ya bien entrado el mes de agosto. Ahora la buena nueva se ha adelantado.

Fue el 4 de agosto de 2018 cuando sobrepasó entonces lo que era su récord, con 9.827 socios que, visto lo visto, ahora parece un guarismo menor. Curioso porque esta campaña las condiciones para abonarse eran, a priori y sobre el papel, menos ventajosa que hace un año. Ahora los precios han subido después de suprimirse el día del club y, además, se han fijado condiciones que pretenden premiar a los más fieles, pero también amenazan con castigar a los que se ausenten de Butarque durante más de la mitad de los partidos que se jueguen en Liga de local.

Ya no es sucursal de emociones

Sucede, sin embargo, que la 'Legamanía' fluye como un fenómeno consolidado que también resiste el desgaste de la rutina. En 2016, cuando el equipo llegó a la élite, había tortas por lograr un asiento toda vez que se temía como fugaz la llegada al Olimpo del fútbol español. Pero la coletilla de "competir con los mejores" que puso de moda Garitano se ha transformado en (falsa) normalidad. Ya no resulta extraordinario ver por la pradera de Butarque al firmamento futbolístico de LaLiga. Sin embargo, eso no ha evitado que los hinchas sigan fieles a sus colores, aunque sea rascándose un poco más el bolsillo.

El fenómeno es buena prueba de que el Leganés está consiguiendo uno de sus máximos objetivos más allá de los que se logran en el césped. Esto es: consolidar su masa social y hacer de la afición al Lega parte del paisaje de la ciudad. Que el Leganés se convierta, en definitiva, en el equipo de sus habitantes y no una sucursal de emociones a la sombra de Real Madrid, Atlético o Barça.