Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

ATLÉTICO

Obsesión Cholo: evitar lesiones

El alto número de musculares de la temporada pasada, casi 50, provoca el reparto de cargas de esta pretemporada para que no se produzcan. Sólo Koke ha salido 'tocado' de Segovia.

Vitolo, sin lesiones esta pretemporada, en Burgo de Osma.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Hay un número que obsesiona en el Atlético y no es que el '7' de Griezmann ahora pertenezca a Joao Félix, portugués de 19 años por el que se ha pagado al Benfica la cifra de 127 millones. El número es el 'casi 50', las lesiones musculares que acosaron al equipo durante toda la temporada pasada, provocando incluso convocatorias con sólo once jugadores de campo. Una rémora que el equipo rojiblanco ha tratado de subsanar con un regreso a los orígenes, la estadía de dos semanas en Los Ángeles de San Rafael, para fijar los aspectos físicos de la pretemporada como en los siete primeros años de Simeone, con las probetas de siempre del Profe con algún añadido (véase La Cuesta), antídoto ante ese número que pone los pelos de punta al cuerpo técnico. Casi 50

Evitarlo es una de las grandes obsesiones con las que Simeone ha iniciado esta pretemporada con ciertas diferencia de las pasadas. La primera, las cargas de trabajo. Durante las dos semanas de trabajo en Segovia han sido muchos los jugadores que han sido ausencias en algún entrenamiento (Lemar, Kalinic...) para después regresar en el siguiente con absoluta normalidad. Oblak faltó a varias sesiones con el grupo sin que por parte del club se informara de lesión o molestia alguna (pero el portero, durante la primera semana, sólo completaba una parte de la sesión con el grupo, en los entrenamientos de tarde) mientras que de Koke, igual que el esloveno pero en la segunda semana, sí. A la cuarta ausencia del capitán explicada bajo esa frase que parece ya un lugar común, "reparto de cargas de trabajo", hubo añadido: molestias en un muslo. El primer parte médico del verano, aunque se dijera de viva voz. 

Sólo Koke

Más allá del golpe en la cadera que Joao Félix sufrió en Burgo de Osma, ante el Numancia, que le hizo retirarse a los 27' de partido y que nada tiene que ver con el fantasma que tanto temen el Cholo y los suyos, las lesiones musculares, el casi 50, en esta pretemporada ese reparto de cargas y volcado del cuerpo técnico en lo físico (hubo cambios en el equipo del Profe, Daniel Castro, readaptador hasta entonces, pasó a formar parte de su grupo, junto a su ayudante Carlos Menéndez) han tenido de momento resultados. Sólo esas molestias musculares de Koke (que no fue convocado para el partido ante el Numancia pero sí viajó a la gira por Estados Unidos). La pretemporada pasada, el equipo rojiblanco en este tiempo acumuló tres

Vitolo, Thomas, aunque nunca se dijo qué tuvo se perdió los partidos ante PSG y Arsenal y no viajó a Brunico ni jugó en Stuttgart ni en Cagliari, y Oblak. Hace dos veranos, la última en Los Ángeles de San Rafael, Filipe cayó lesionado en la pretemporada y lo arrastró el resto del año, o hace tres fue Tiago, también Giménez. Éste esa obsesión se ha traducido en que ese uno (sólo Koke) ahuyente al fantasma y no se repita aquello del año pasado, el casi 50 que alejó de todo a una plantilla que aspiraba a todo, sobre todo a su final en el Wanda Metropolitano, y que le ganó al Madrid en la Supercopa de Europa en agosto, pero que ya había sido parida extremadamente corta.