COPA AMÉRICA

Brasil juega su primera final

La canarinha se enfrenta en cuartos de final a Paraguay este jueves en Porto Alegre obligado a ganar. Los rivales le han eliminado en 2011 y 2015.

Porto Alegre
0
Brasil se entrena en porto alegre.
Sebastiao Moreira EFE

El destino vuelve a poner a Brasil y Paraguay en unos cuartos de final de Copa América, el equipo local llega con dos malos recuerdos a manos de los guaraníes, quienes en 2011 y 2015 los dejaron eliminados en esta misma instancia desde los penales. Una historia que no quieren repetir este jueves en el Arena do Gremio (21:30 hora local) y por eso, Cléber Xavier, AT de Tite, dejó claro que la idea es ganar en los 90 minutos.

Brasil no tendrá mayores cambios respecto al once que jugó ante Perú, más que el ingreso de Allan por el suspendido Casemiro. El jugador del Napoli sorprende en este XI titular, después de que se esperara que fuera Fernandinho quien reemplazara al del Real Madrid. Tite jugaría con un 4-2-3-1, dejando en la misma línea a Arthur con Allan y detrás de Firmino a Coutinho, Gabriel Jesús y Everton.

En tanto, Paraguay apenas pudo entrenar dos veces enfocado en Brasil y tendría un cambio en su esquema táctico, Berizzo pasaría del 4-2-3-1 al 4-4-2 para hacer un equipo más sólido y combativo en el medio. Respecto al equipo que perdió con Colombia, saldría Cardozo por Romero, quien jugaría al lado de Almirón en ataque. Derlis y Matías Rojas serían los apoyos por los costados.

Los paraguayos llegan con un perfil bajo y la intención de volver a amargar a los brasileños. A los de Berizzo no les pesará jugar en Porto Alegre, teniendo en cuenta que de todas las sedes es la más cercana a Paraguay. Además, hay seis jugadores de la selección que juegan o jugaron en Brasil y saben lo que es esta cancha: Derlis (Santos), Piris (Sao Paulo), Balbuena (Corinthians), Gómez (Palmeiras) y el arquero ‘Gatito’ Fernández (Botafogo).

El historial entre Brasil y Paraguay da un rendimiento del 68% en favor de los de Tite. Se han enfrentado 79 veces, con 47 victorias, 21 empates y 11 derrotas de los brasileños, quienes han marcado 173 goles y recibido 66, para una diferencia favorable de +107 goles. Porto Alegre se apunta a la fiesta y los jugadores no quieren defraudar. Brasil jugará su segundo partido en el Arena do Gremio desde que fue inaugurado en 2012 y quiere mantener el invicto para seguir en la Copa.