Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

ATLÉTICO DE MADRID

Arda y Villa, los fichajes Barça-Atlético de la última década

El equipo blaugrana podría tener un acuerdo cerrado con Griezmann y el conjunto rojiblanco quiere a Semedo para reforzar el lateral derecho.

Arda Turan y Villa.
AS

El Atlético de Madrid y el Barcelona parecen obligados a verse las caras en el próximo mercado de fichajes. El futuro de Griezmann parece cada vez más blaugrana, donde según El Larguero el delantero empezó a negociar con el Barcelona en el pasado mes de noviembre y firmó para ser nuevo jugador del Barça en el mes de marzo. Algo que podría provocar que el Atlético emprendiese acciones legales contra el equipo de la Ciudad Condal por negociar con un jugador con contrato. 

Pero además, el conjunto rojiblanco también tiene interés en un jugador blaugrana, un Nélson Semedo que es el lateral derecho deseado por Simeone para cubrir la baja de Juanfran, que deja el club tras ocho años y medio como uno de los mejores jugadores de la historia del club en ese puesto. Es más, la incorporación del jugador portugués de 25 años podría enmarcarse dentro de las conversaciones por Griezmann y el Atlético podría intentar introducir a Semedo en la operación. 

El trasvase de jugadores entre Atlético y Barcelona no se ha producido con regularidad en el Siglo XXI. Es más, en la última década tan sólo dos futbolistas han cambiado un escudo por el otro, en el caso de David Villa el blaugrana por el rojiblanco y en el de Arda Turan realizando el camino contrario. El delantero asturiano salió del Barcelona en el verano del año 2013 para enrolarse a las órdenes de Simeone con la difícil misión de intentar cubrir el espacio dejado por Falcao arriba. Como blaugrana había jugado 119 partidos y logrado 48 goles, uno de ellos en la Final de la Champions de 2011. 

Villa celebra un gol con el Atlético.

Con Villa, que se sumaba al proyecto por 2 millones y con 31 años, el Atlético vivió un año mágico. Campeón de Liga y finalista de la Champions con el '9', ya que su '7' habitual estaba ocupado por Adrián, como pareja de ataque de Diego Costa. El asturiano se estrenó como anotador contra el propio Barcelona en una Supercopa de España que finalmente fue blaugrana. Villa acabó la temporada con 47 partidos disputados, 3.079 minutos jugados y 15 goles anotados, 13 de ellos en Liga. Pese a que en el Atlético estaban encantados de su rendimiento, el punta decidió salir rumbo al New York City previo paso fugaz por Australia. 

Arda Turan con el Barcelona.

En el caso de Arda Turan su cambio deportivo no fue tan productivo, aunque sí amplió su palmarés. El turco era un ídolo y una estrella en el Atlético, donde jugó 178 partidos (22 goles y 32 asistencias) y el Barcelona se hizo con sus servicios por 34 millones en el verano de 2015. Arda disputó 55 partidos con el Barcelona, 33 de ellos como titular antes de que la llegada de Ernesto Valverde le cerrase las puertas del equipo definitivamente. El turco no tuvo ninguna trascendencia como blaugrana, aunque sus cifras anotadoras crecieron viendo puerta 15 veces. Con el 'Txingurri' en el banquillo, Arda no jugó hasta enero bajo la sospecha de que no se entrenaba con intensidad y su estado físico no estaba al nivel. Salió del club en una operación ruinosa económicamente cerrada en modo de cesión al Istanbul Basaksehir por dos temporadas y media, hasta junio del año 2020, momento en el que su contrato como blaugrana llega a su fin.  

Motta, Luis García, Sergi, Nano...

A inicios del siglo XXI, una vez el Atlético completó su regreso a Primera División, si que hubo más trasiego de jugadores entre los dos bandos, aunque en esa época no competían por los mismos objetivos. El Barcelona cedió o liberó a varios jugadores que pasaron al bando rojiblanco. En la primera temporada tras el Ascenso, Luis García y Sergi reforzaron el Atlético procedentes del Barcelona. El extremo fue recomprado por el Barcelona tras su gran año de rojiblanco (9 goles en 30 partidos de Liga) y el lateral militó tres cursos en el Atleti antes de retirarse. 

Motta jugó en el Atlético y Barcelona.

Nano llegó un año después tras acabar contrato con el Barcelona y dejó dos años vistiendo la camiseta rojiblanca. Por último, antes del cambio de Villa hubo otro jugador que salió del Barcelona y firmó por el Atlético. Fue Thiago Motta, cuyas lesiones le impidieron triunfar en los dos clubes. En el primer equipo blaugrana militó seis temporadas, mientras que como atlético disputó 10 partidos en su único año en el club. A punto estuvo de regresar hace cuatro veranos, pero finalmente el PSG no permitió su salida.