Competición
  • Champions League

INTERNACIONAL

Europa renueva estadios

Tottenham Hotspur Stadium.

Berlín, Roma, Milán y el Bernabéu se unirán al del Tottenham. El Wanda o el nuevo San Mamés son el ejemplo del cambio en España.

EI tuneado del Bernabéu coincide con la moda instalada en Europa, y trasladada al resto del mundo, de renovar estadios o construir nuevos allí donde se quedaron viejos los que había. Recintos de 40 o 50 años de antigüedad han quedado vetustos, pese a las remodelaciones. Ha sido como una jubilación paralela en el tiempo de muchos de los campos importantes de las últimas décadas.

Poco a poco han ido adecuándose a la modernidad. Ocurrió en España con San Mamés o con el cambio del Calderón por el Wanda. White Hart Lane, el estadio del Tottenham, ha sido el último en estrenarse. San Siro, en Milán, o los ya proyectados del Hertha de Berlín y del Roma serán los siguientes. El mapa de estadios cambiará por completo.

"El concepto de estadio ha cambiado", reconoce Jesús Martínez Patiño, dueño del grupo Pachuca que es propietario de Pachuca, León y Mineros, en México, más Everton en Chile y Talleres en Argentina. "Ya no vale con que tenga vida cada 15 días. Ahora es necesario que sea útil a diario. Que tenga hotel, centro comercial e incluso oficinas de empresas de lunes a viernes que sean palcos los domingos", cuenta. León, precisamente, ya trabaja en levantar su nuevo y flamante estadio, que será el mejor del fútbol mexicano cuando esté listo.

Eventos. La organización de eventos sigue siendo el mayor impulso para que se renueven los campos de un país. Ha ocurrido últimamente con Brasil y especialmente Rusia. Pasará también con Qatar, que levantará de la nada siete de los ocho estadios que albergarán encuentros en la próxima cita mundialista.

La joya de la corona es Lusail, el recinto para 86.250 espectadores que acogerá el partido inaugural y la final del Mundial qatarí. Los siguientes grandes estadios en construirse no estarán en Europa, de hecho. Casablanca, Doha, Tokio, Yakarta y Los Ángeles se unirán a la moda de tener recintos de ultimísima generación.

La crisis económica frenó algunos proyectos europeos, como el del Valencia. Levantada la estructura en 2009, en plena crisis, las obras se detuvieron aunque el Valencia quiere retomarlas y que para la 2021 o 2022 pueda ver la luz por fin el nuevo estadio che. En Rotterdam o Budapest se esperan igualmente nuevos campos. Aunque la próxima gran inauguración será la del Bernabéu. 575 millones le costará al Madrid convertir su actual estadio en uno a la vanguardia mundial. El Barça también lo tiene en mente. Es la tendencia actual en Europa.