Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

ATLÉTICO DE MADRID

La Juve sometió al Atleti

El equipo de Allegri siempre tuvo superioridad en la salida de balón. Los del Cholo no tuvieron amenaza ofensiva en ningún momento.

La Juventus remontó la eliminatoria contra el Atlético con un gran planteamiento de Allegri. El técnico italiano situó a Emre Can como tercer central para tener superioridad en la salida de balón sobre la delantera rojiblanca. Cristiano buscó la espalda de Juanfran en el juego aéreo.

Las causas del mal juego rojiblanco

Poca amenaza. Los del Cholo no tuvieron amenaza ofensiva en ningún momento del partido. No pudieron encontrar ni a Griezmann ni a Morata cuando el Atleti recuperaba la pelota y les fue imposible contraatacar buscando la espalda de los centrales juventinos. Seguramente la baja de Diego Costa fue clave en este aspecto, ya que el punta es especialista en atacar los espacios que se generan a la espalda de las defensas rivales.

Duelos. Fue sorprendente la superioridad de los de Turín en los duelos individuales. Más teniendo en cuenta que una de las fortalezas de los colchoneros es la intensidad con la que viven este tipo de acciones. Especialmente sensible fue la batalla del medio, donde los Koke, Lemar, Saúl y Rodrigo no consiguieron entrar en el ritmo del partido.

Pjanic. El gran trabajo realizado sobre el centrocampista bosnio en el partido de ida no se repitió en la vuelta. La línea de tres que colocó Allegri en fase ofensiva sembró dudas en la manera de saltar a la presión de los dos puntas atléticos. El bosnio estuvo liberado para distribuir con fluidez y girar el juego.

Muy hundidos. El equipo tuvo la línea defensiva demasiado cerca de Oblak, favoreciendo la posibilidad de recibir centros laterales de manera casi constante y teniendo que recorrer demasiados metros hasta la portería rival si había posibilidad de montar algún contraataque.

Sin alternativas. El Atleti no tuvo capacidad de reacción ni un plan alternativo cuando la Juventus igualó la eliminatoria. No encontraron la manera de ir a buscar el gol que hubiera puesto muy complicada la clasificación para los de Cristiano debido al valor doble de los goles en campo contrario.

Los aciertos de la Juventus

Presión tras pérdida. Un esfuerzo brutal llevó a la Juventus a recuperar la pelota prácticamente en cuanto la perdía, no dejando respirar al Atleti en los noventa minutos. Fue, sin duda, una de las claves del desenlace de la eliminatoria ya que desconectó a los jugadores de talento del equipo de Simeone, que estuvieron desaparecidos.

Línea de tres. Allegri colocó a Emre Can junto a los centrales en fase ofensiva generando siempre una primera ventaja en el ataque y liberando a Pjanic, que es el centrocampista más talentoso de los turineses y que le ofreció un gran criterio al juego ofensivo. La posición del habitual centrocampista alemán junto a Bonucci y Chiellini fue un gran gesto táctico ofrecido por Allegri que descolocó al Atlético.

La espalda de Juanfran. Había la consigna clara de bombardear de manera constante el área de Oblak desde el centro lateral, que ya es de por sí una de las grandes armas de los de Allegri, teniendo en cuenta que tienes como rematadores a Ronaldo y a Mandzukic incidiendo ayer sobre todo en buscar la espalda de Juanfran, que estaba jugando a pie cambiado por las bajas de Filipe y Lucas. Por ahí vino el 1-0 de Cristiano, atacando ferozmente en esa zona de remate un centro que venía de perfil izquierdo.

Los cambios. El técnico italiano arriesgó en los minutos finales sacando a Dybala y poniendo a Bernasdeschi de falso lateral obteniendo el premio del tercer gol y la consiguiente clasificación. El equipo italiano tardó unos minutos en asentarse tras este movimiento de ajedrez, pero la valentía tuvo recompensa ya que fue el propio Bernardeschi el jugador que generó y provocó el penalti decisivo cometido por Correa y que transformó Cristiano.