Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
PSG PSG PSG

-

Lille Lille LIL

-

Euroliga
B. Munich MUN

-

Panathinaikos PAN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

ATLÉTICO-JUVENTUS

El Metropolitano mide el crecimiento del nuevo Cancelo

Cancelo con la Juventus.

ALBERTO LINGRIA

REUTERS

En Turín ya nadie ve exagerados los 40 millones que pagó la Juve por el lateral, que se ha endurecido en el Calcio. Hoy Allegri debe decidir si va con él o con De Sciglio.

“¿Mi sustituto? No hay nadie como yo…” El siempre histriónico Dani Alves se despachaba así en las redes sociales cuando leía que la Juventus apuntaba a Joao Cancelo como el jugador que esta temporada iba a recibir el testigo de llenar el vacío que el defensa había dejado en la Juve. Esa impronta de jugador capaz de desequilibrar desde una posición tan apartada de la portería rival como la del lateral derecho.

El precio, los 40 millones que se embolsó el Valencia, resultaban exagerados entre los especialistas italianos por un jugador que había evolucionado algo en la fase defensiva a las órdenes de Spalletti, pero que todavía no ofrecía la regularidad y la constancia que ese precio exige. Pero mediado el ejercicio no queda nadie, ni entre los técnicos ni en las gradas, que no aprecie el crecimiento de Joao Cancelo como una de las mejores armas -y son muchas- de la Juventus.

Lo que parecía una exigencia en el paquete de Cristiano se ha convertido en un valor absoluto por sí mismo. Ya en el Inter había dado síntomas de mejorar en su gran laguna. Italia ya había comenzado a endurecerle. Tanto fue así que Marcelino, apostaba a algún contratiempo que, en el último momento, provocara que pudiera quedarse con el portugués tras el curso a préstamo en el Inter. No fue así. En Valencia había dibujado algunos detalles, pero ha sido en Italia donde parece que Portugal puede haber encontrado a un lateral rotundo. Producto de la últimamente fértil cantera benfiquista, pero sin que precisamente en su país se haya caído mucho en la cuenta de lo que es, sus prestaciones en la Juve le han hecho ya avanzar en la selección por delante de Cedric Soares y de Semedo. En Rusia, por ejemplo, no estuvo.

Y todo gracias a un Allegri que le ha hecho entender cómo afinar su sentido defensivo para adornar una impresionante capacidad con balón. Por ambos flancos. En el Inter avanzó, pero ha sido en la Juve donde ha terminado de crecer. Y con consistencia. Ya no se reserva para apariciones esporádicas, es capaz de sostener un ritmo. Y además se adapta a ese juego de posiciones que tanto gusta a Allegri. Hoy mismo podría avanzar su posición en el flanco derecho debido a esa capacidad ofensiva que tanto hace enloquecer a los tifosi de la Juventus Stadium.

Allegri hoy debe elegir si va a por todas con Cancelo o prefiere cuidarse y esperar con una alternativa más conservadora como De Sciglio. El Wanda Metropolitano es el mejor escenario para medir el crecimiento del portugués.