Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

COPA DE ASIA

Qatar, un éxito forjado en España

Hamid Ismaeil celebra un gol de Qatar con sus compañeros y su seleccionador Felix Sánchez.

SUHAIB SALEM

REUTERS

Félix Sánchez es la cara visible de un proyecto con vínculos con el fútbol español junto a Sergio Alegre, Alberto Fernández Villanueva y Carlos Domenech.

La influencia española en el éxito qatarí en la Copa de Asia es incuestionable. Desde hace unos años, la federación de Qatar (QFA) tiene un estrecho vínculo con España. Su centro de formación, la Academia Aspire, que cuenta con todas las facilidades posibles, está comandada por Iván Bravo, antiguo dirigente del Real Madrid. Bravo es el arquitecto en la sombra de todos los buenos resultados que se están produciendo últimamente, incluida la primera final de una Copa de Asia en la historia del país. Será mañana ante Japón (15:00).

En 2011 tomó las riendas de Aspire y le dotó de un marcado estilo español. Llevó a los mejores técnicos formativos, entre ellos el actual seleccionador absoluto Félix Sánchez. Bajo el equipo de trabajo de Roberto Olabe (ya abandonó el proyecto) y junto a ayudantes como Mikel Antía y Óscar Fernández, en su día, o Sergio Alegre, Alberto Fernández-Villanueva y Carlos Domenech, en la actualidad, el entrenador catalán fue escalando peldaños junto a la joven generación qatarí y en 2017 sustituyó al uruguayo Fossati como seleccionador absoluto.

Sánchez, de 43 años, formado durante una década como técnico de La Masía, alcanzó la gloria cuando llevó a la Sub-19 de Qatar al título en la Copa de Asia de 2014. Al año siguiente, ese mismo equipo disputó el Mundial Sub-20. El logro posterior fue el Preolímpico Sub-23, en el que los qataríes fueron semifinalistas y se quedaron a las puertas de clasificarse para Río 2016. El secreto de estos buenos resultados fue una metodología de trabajo moderna y selectiva, al mismo tiempo que se estrechaban los lazos y los contactos con el fútbol español.

Aspire compró la Cultural Leonesa –al igual que había hecho con el Eupen belga- para dar cobijo a sus jugadores jóvenes con más proyección: allí, en Segunda B, jugaron Almoez Ali, pichichi de la actual Copa de Asia, o Madibo, el hombre escoba en el centro del campo.

Aspire, a través de sus responsables españoles, también logró que varios jóvenes entrasen en el fútbol base de clubes de LaLiga, por ejemplo Akram Afif en el Villarreal. Además, los equipos qataríes fueron asiduos en torneos juveniles españoles de prestigio como el COTIF, así como los españoles en el más importante que se juega en Doha, el Al Kass. Toda esa mezcla entre los medios qataríes y la experiencia española triunfa en la Copa de Asia.