COPA | LEGANÉS 1-REAL MADRID 0 (1-3)

1x1 del Madrid: Vinicius fue el mejor... cuando Solari le dejó

El brasileño empezó de delantero centro y sufrió; en el segundo tiempo pasó a su sitio y puso el poco peligro blanco. Casemiro y Marcelo, muy flojos.

Keylor: poco seguro en el primer tiempo, con alguna salida por alto en la que se le vio poco fino y dio opciones al Leganés. En el 1-0 poco más pudo hacer, de hecho detuvo uno de los tiros que hizo el Leganés, pero no pudo evitar el tanto. Segundo tiempo sin mucho trabajo hasta la prolongación, en la que se hizo gigante para salvar el 2-0 hasta en cuatro ocasiones.

Odriozola: su banda funcionó mucho mejor que la izquierda, gracias a que Solari apostó por él y Lucas y no por un invento de doble lateral. Mucha presencia arriba, mezcló bien con el extremo gallego, que le buscó al espacio siempre que pudo.

Varane: la jugada del 1-0 retrató al francés y a Nacho: el Leganés remató tres veces en una misma jugada, las tres veces en el área pequeña. Sufrió con Braithwaite, pareció mejorar en el segundo tiempo y en el tramo final del choque lo pasó fatal.

Nacho: como Varane, muy retratado en la jugada del 1-0. En el segundo tiempo pareció ganar vuelo, pero el tramo final se le hizo muy cuesta arriba con la presencia de Braithwaite y con las llegadas de Sabin Merino y En-Nesyri.

Reguilón: arrancó como lateral, pero a la media hora Marcelo decidió que quería jugar en su sitio y desplazó al canterano al extremo izquierdo. Fuera de sitio, se le vieron las costuras y Solari le quitó en el descanso para dar entrada a Ceballos y reordenar el equipo.

Casemiro: está ganando forma y juego, se le vio lanzar algún contragolpe con acierto, aunque no pudo contener la posesión del Leganés en el primer tiempo, perjudicado también por la presión poco uniforme del Madrid. En el segundo tiempo el partido se le hizo largo y cometió un grave error que casi acaba en gol de Merino, el que pudo ser el 2-0. Vio la amarilla por una falta grosera sobre Arnaiz.

Valverde: empezó el partido con un disparo entre palos y se desplegó por banda cuando pudo; tiene zancada y cierta velocidad, sirve como medio de área a área, aunque lo pasó mal, junto a Casemiro, para recuperar balones en el primer tiempo. Mejor en el segundo tiempo al principio, perdió fuelle al final.

Lucas Vázquez: lo suyo depende de la inspiración que tenga cada día y en éste le faltó chispa para desbordar, aunque sí combinó bien con Odriozola para sacar interesantes centros. Se marchó en el 85’ para que entrase Brahim.

Isco: empezó como mediapunta, su sitio, pero tampoco estuvo fino y no se reivindicó en su tercera titularidad con Solari en 18 partidos. Pudo adelantar a los blancos, en un contragolpe en el que el malagueño estuvo muy lento para resolver con la izquierda. Tras el descanso, la reorganización del equipo le dejó como falso nueve, un puesto que no es el suyo y donde no se encontró; se fue en el 68’, dejando el sitio a Cristo.

Marcelo: empezó de extremo, forzado Solari a darle esa posición por los fallos que el lateral izquierdo ha venido teniendo en defensa. Tras media hora y no enterarse casi de nada en el partido, el brasileño se intercambió con Reguilón (en lo que pareció una decisión suya, no de Solari) y volvió a su sitio natural. Poco después, llegó el 1-0 del Leganés… tras un centro desde su banda. En el segundo tiempo no dejó casi nada en ataque y en defensa sufrió mucho con En-Nesyri. No está para nada en estos momentos.

Vinicius: empezó de nueve, posición que desarrolló durante todo el primer tiempo y en la que sufrió mucho. Es un jugador pensado para jugar de frente y con espacios, nunca de espaldas y como referencia. La reorganización del segundo tiempo le ayudó mucho y fue el mejor del Madrid, lo cual tampoco fue mucho decir dado el encuentro que hicieron los blancos. Disparó varias veces, siempre de modo forzado: necesita elegir mejor y practicar los remates, pero es puro desborde y descaro, da alegría verlo en un Madrid depresivo. Le dejó un gol hecho a Brahim que el último fichaje blanco no aprovechó.

Ceballos: entró en el 46’ por Reguilón. Con él, el Madrid mejoró por el simple hecho de que se reorganizó de un modo más natural. Más allá de eso, no estuvo brillante el sevillano, que venía de ser héroe en casa del Betis.

Cristo: poco del canterano, que entró en el 68’ por Isco. Le tocó vivir los peores minutos de un Madrid muy inconsistente.

Brahim: entró en el 85’ por Lucas y le dio tiempo a rematar al poste, en lo que pudo ser el empate a uno para el Madrid. Tendrá que esperar para estrenarse de blanco.