COPA | LEGANÉS 1-REAL MADRID 0 (1-3)

Isco: gris, se fue en el 68' y ni se miró con Solari en el cambio...

Tercera titularidad del malagueño con Solari en 18 partidos, el 17%. Ya jugó ante el Melilla y el CSKA, en dos partidos sin apenas nada en juego.

Isco volvió a ser titular con el Real Madrid, algo que no sucedía desde el 12 de diciembre de 2018: más de un mes sin entrar en un once de Solari, que volvió a tirar de él en un partido de poco vuelo. El malagueño jugó de inicio en la vuelta de octavos de final de la Copa, tras el 3-0 de la ida y después del esfuerzo que tuvo que hacer el Madrid en Sevilla el pasado domingo para vencer al Betis (1-2), lo que obligó a Solari a refrescar el equipo con rotaciones. Aunque el malagueño no convenció en absoluto: se fue en el 68' tras un duelo gris y después de fallar una clara ocasión que pudo ser el 0-1 para el Madrid. En el cambio se pudo palpar la tensión que vive con el técnico argentino, pues ni se miraron e Isco se fue directo para el banquillo. En rueda de prensa, Solari fue preguntado por si tiene algún problema con el jugador. "En absoluto", respondió, muy serio.

Fue su tercera titularidad en 18 partidos, el 17%. Y los dos antecedentes previos demuestran la poca confianza que le merece Isco al preparador argentino. Antes del partido en Butarque, Solari ya había dejado claro que Isco no es un jugador de su preferencia: en los 17 duelos anteriores del técnico argentino desde que se hizo cargo del Real Madrid, sólo le había dado la titularidad en dos de ellos, ante Melilla y CSKA. En el primer caso, se trataba de la vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, ante un Segunda B y tras el 0-4 de la ida; en el segundo, el sexto partido de la fase de grupos de la Champions, con el Madrid ya clasificado como primero de grupo para octavos, con nada en juego. Dos duelos con resultados bien distintos, pues en el primero Isco brilló y marcó dos buenos goles (6-1); en el segundo, el Madrid encajó la mayor derrota europea en casa de su historia (0-3) y el malagueño acabó encarándose con la grada.

Isco apenas ha disputado 478 minutos con el Madrid desde que Solari sustituyó a Lopetegui; tiene un rol muy distinto al que ha venido teniendo en las pasadas campañas en el Madrid. Con Ancelotti nunca pudo imponerse como titular absoluto, siempre a la sombra de la bbC en ataque y del trivote en la medular, por el que fueron rotando Xabi Alonso, Modric, Di María, Kroos, Casemiro y James… La situación cambió poco con Benítez, pero con Zidane, pese a la desconfianza inicial, acabó siendo uno de sus once predilectos y jugando como titular dos finales de Champions, las de Cardiff y Kiev. Para Lopetegui era un fijo, pero el camino del vasco en el Madrid acabó antes de tiempo y a Isco le toca ahora lidiar con un técnico que no cree en él.