RAYO VALLECANO 1-1 ATHLETIC

Un punto que no sacia la necesidad de Rayo y Athletic

Los franjirrojos fueron dueños y señores de la primera mitad, en la que el VAR les anuló un gol de RdT y Pozo puso el 1-0. La salida de Raúl García revivió a los leones, que empataron e hicieron sufrir a los locales. El punto no corta la mala racha de ninguno.

Ni Rayo ni Athletic encontraron solución a su situación en Vallecas. Se repartieron el botín en un partido que no rebaja el peso de los malos resultados. Los franjirrojos quedan más tocados --la clasificación así lo dice--, con seis encuentros sin ganar, ningún triunfo en casa, 18 goles en contra y el descenso como escenario de su día a día. Míchel se sabe en peligro y urge encontrar el punto de inflexión, aunque esta primera parte puede marcar el camino (se vieron brotes verdes en el juego). Más tranquilidad respira Berizzo, pero su proyecto tampoco termina de arrancar y encadena ocho duelos sin victorias. El león no ruge y sigue decimoséptimo.

El Rayo llevó la voz cantante en la primera mitad: presión, posesión y peligro. Álex Moreno tanteó a Herrerín con un disparo desde la frontal que el cancerbero detuvo sin problemas. Pronto se sumó al choque un invitado habitual por Vallecas, el VAR. Cuadra Fernández lo consultó para anular un gol de De Tomás, en el minuto 12, por mano. Una acción interpretable, pues parecía que el delantero había controlado antes con el cuerpo y le impactó de rebote antes de soltar un derechazo al fondo de la red.

No se vinieron abajo los locales, querían fiesta con o sin VAR. Así es como Pozo llegó, vio y marcó. Volvió al once y se estrenó como goleador en Primera, tras encarar a Nolaskoain e Iñigo Martínez y cruzar el balón con una brillante definición. Desató la euforia en Vallecas. Hubo caños, bicicletas... los rayistas destaparon el frasco de las esencias. Rozaron el segundo cuando Embarba centró desde la izquierda, pero no llegaron a cazarlo Kakuta ni RdT. El Athletic intentó subirse al partido, pero no rascó ni un remate entre los tres palos. Su rival, por contra, se fue al descanso con olor a pólvora en sus zapatos. En la última, Comesaña la peinó en un córner y se le escapó por los pelos a Gálvez en boca de gol.

Todo cambió tras el descanso. Berizzo sacó a Raúl García para espolear a los leones y los planes le salieron bien, la segunda parte fue suya. Alberto encadenó dos paradones a sendos cabezazos del delantero y su irrupción era siempre sinónimo de peligro. Le cambió la cara al conjunto vizcaíno, que hizo sufrir al Rayo quitándole el esférico. De hecho, él también participó en el empate visitante. Aprovechó un mal despeje de Advíncula para mandar la pelota al palo, rechace que le cayó a Muniain, quien puso el 1-1 desde el suelo. 

El duelo se tornó en combate y los golpes volaban de portería a portería. La tuvo Gálvez y chocó en Herrerín. La tuvo Susaeta y la blocó Alberto. Subían los decibelios del estadio y la suerte le sonrió cuando Aduriz remató, casi sin querer una falta, y el balón salió rozando el palo. El empate no calma las urgencias de ninguno. A ambos equipos les aguarda una nueva contienda el sábado, una nueva prueba de fe. Otra final adelantada porque la necesidad arrecia y el tiempo se escapa...


---------------------------------------------------------------------------------------

Míchel: " "Mi sensación es que estamos vivos y yo estoy muy fuerte"

Miguel Angel Sánchez Muñoz, 'Míchel', entrenador del Rayo Vallecano, reconoció que su vestuario está "jorobado" por el empate cosechado frente al Athletic que les mantiene en descenso, pero apuntó que su sensación es que el equipo está "vivo" y él, personalmente, "muy fuerte".

Rayo y Athletic empataron en Vallecas un duelo en el que se adelantó el equipo madrileño con un gol de Pozo en la primera parte y neutralizó en la segunda Muniain.

"La primera parte fue buenísima en general. En intensidad, juego y ocasiones. La pena fue irse solo con el 1-0. El Athletic es un rival que propone muchos duelos individuales y cuando los ganas muy bien, pero en la segunda cuando tú la pierdes lo pasas mal", dijo Míchel.

"En la segunda parte, sin tener ocasiones claras, la sensación era dominio del Athletic. Nos han empatado en una jugada desgraciada y encajar ese gol duele mucho. Ha habido alternativas por los dos lados, aunque en los últimos veinte minutos he buscado hacer daño sabiendo que me podían hacer daño", confesó.

"La sensación es que puedes hacer daño pero también te lo pueden hacer. Si para llegar a la orilla hay que nadar a perrito se nada a perrito, pero en los últimos minutos digo. Hemos tenido ocasiones muy claras, pero fallarlas no me preocupa. La sensación es que el equipo se ha volcado y creo que eso es muy positivo", apuntó.

El Rayo Vallecano, en descenso, tiene un calendario complicado por delante con la visita a Girona y el recibimiento al Barcelona.

"Espero que ansiedad no haya. Cuando más ansiedad tienes que tener es cuando te empatan. Hemos tenido opciones y no he visto ansiedad, pero sí hemos sabido sufrir", dijo Míchel, que reconoció que su vestuario está "jorobado".

"La gente ha entrado jorobada al vestuario y eso a mi me disgusta. Solo siendo reconocibles en nuestro estilo. No puedo poner nada en contra del jugador. Esto nos tiene que reforzar para seguir por el mismo camino", comentó.

"Estamos en una mala clasificación, pero mi sensación es que estamos vivos. Estamos vivos y yo estoy muy fuerte. Pienso que tenemos margen de mejora", concluyó. EFE


---------------------------------------------------------------------------------------

Berizzo: "Mi confianza en este equipo es total"

Berizzo se aferró a que la segunda parte debe ser el espejo ante el que se mire el equipo de cara al futuro inmediato. A Dani García le retiró porque le notaba cansado: "Estaba fatigado, su desplazamiento no era enérgico para circular la pelota" y dejó en el banquillo a Yeray porque está en capilla, ya que el valencia está a la vuelta de la esquina. En el descanso hubo bronca: exigió intensidad o, les dijo, no iban a ganar a nadie.

Visto el partido, ¿se pueden permitir el lujo de reservar a Raúl García 45 minutos?
Visto lo visto, no, pero más allá de la entrada de Raúl, Sanjo y Capa, el cambio fue reconocible porque fuimos mucho más agresivos. En la primera parte permitimos al rival circular la pelota. El cambio ayudó a la reacción pero todo el equipo entendió que teníamos que cambiar la cara.

Llevan 9 puntos de 27. ¿Esto lo esperado?
Aspiro a muchísimo más, nadie está contento con la situación en la tabla. Lo numérico es malo. No nos sobra fútbol para imponernos a nuestros rivales y tenemos que hacerlo con armas como la agresividad y el juego directo. En la primera parte nos ganó en intensidad. Nos vamos con un punto que ayuda, pero me quedo con el diagnóstico de que una primera parte origina una reacción en la segunda que debió ser en el minuto uno.

Le iba hablando a su segundo Marcucci en el descanso sobre qué hacer…
En el descanso le dije lo que pensaba, un equipo necesita nervio, una agresividad para jugar. Lo entendieron y salimos en la segunda parte un Athletic que yo deseo.

Salió con el mismo medio campo que en Eibar…
Nos faltó elaboración hasta los pivotes salimos y luego nuestro ataque se diluye en la defensa rival. Tenemos que dejar a nuestra gente de ataque con posibilidad de gol.

¿Qué le pareció el Rayo?
Intenta jugar. En la primera parte hizo su plan, circuló la pelota con peligrosidad, también es cierto que nosotros tuvimos que ver en ello.

Ahora viene un partido complicado con el Valencia
Es un partido que tenemos que ganar jugando bien al fútbol, con ritmo e intensidad, como en la segunda parte.

La gente de arriba deberá presionar para llevar a cabo su sistema
Permitimos una salda cómoda y tuvimos demasiado problema con el lateral derecho, que se corrigió en la segunda parte.

¿Se siente con fuerzas para seguir? Se le ve muy serio
La tensión es parte de mi profesión, si me estuviera riendo dirían: ¿de qué se ríe? Siempre se ubican en el lado opuesto al que estoy yo, la crítica.

¿A qué obedeció el cambio de Williams?
Quería tener presencia en el área porque tenía mucho desborde por la derecha. La presencia de Raúl le dio peso al equipo en el área y conseguimos el gol gracias a él.

¿Cómo se explica una salida así tras lo de Ipurua?
Permitimos la circulación del rival. Estando cerca de la marca el sistema alcanza su camino más fácil al gol. Quitarle la pelota es un arma del ataque. Estuvimos lentos en las ayudas, el dos por uno al saltar hacia delante y presionar, debemos ser conscientes de que debemos parecernos al equipo de la segunda parte necesitamos mucho rigor.

¿Ve peligrar su puesto?
Me preocupa cómo hacer mejor a mi equipo y entrenarlo, es parte de mi profesión. Sales de aquí e imaginas mañana cómo entrenar, se instala la preocupación por algo. Mi confianza es total, hay que trabajar, debemos apretar como en la segunda.-ALFONSO HERRÁN

0 Comentarios

Normas Mostrar