Marcelino, ese entrenador siempre "hueso" para Simeone

ATLÉTICO DE MADRID - VALENCIA

Marcelino, ese entrenador siempre "hueso" para Simeone

Simeone y Marcelino se saludan antes del Villareal-Atlético de abril de 2015, última victoria del Cholo sobre el entrenador asturiano, ahora en el Valencia.

CHEMA DIAZ

DIARIO AS

El técnico argentino no logra ganar al español desde abril de 2015. En la primera vuelta empataron a 0-0. El domingo, clave por el goal-avarage.

Madrid

Tras aquel partido, Marcelino permitió una excepción al vestuario del Villarreal: jamón, queso y vino. Había que celebrar. Ese gol de Baptistao, la victoria ante el Atlético de Madrid 1-0. Era 28 de septiembre de 2015 y ese marcador, esa victoria, era la segunda piedra de un muro: con el que Simeone se topa cuando se mide a Marcelino desde abril de aquel año, 2015, cuando Torres hizo un último gol de la victoria en El Madrigal. 

En realidad era la continuación lo que vendría. Que desde aquel abril siguiente a aquella victoria en otoño del Villarreal de Marcelino en el Calderón, gol de Vietto por cierto (y reafirmación en ese pensamiento, a la larga erróneo, se ha visto, que ya bullía, que el delantero y el técnico que le dio la primera oportunidad en Argentina, Cholo, debían reencontrarse), Simeone le ganaría otra vez vez, ésa, la de Torres, y después ya no sabría cómo ganarle. La temporada siguiente, el primer partido, Marcelino aún en el Villarreal, el gol de Baptistao y aquel final, el del jamón, el queso y el vino.

El partido de la segunda vuelta de aquella temporada, 2015-16, no fue para ninguno de los dos. Un 0-0. Otro empate. Como ésta, cuando se reencontraron en los banquillos. Marcelino ahora regentaba el del Valencia. Y, entonces, jornada 3ª, ya se intuía que había llegado para dar vuelo. 0-0. Por eso el domingo es fundamental para el mañana: segundo (Atleti, 46) y tercero (40, Valencia). 

Más que un partido: la Champions

Ganar el domingo es ganarle el goal-avarage a un rival directo, que luego no se sabe lo que traerán las luchas de abril y mayo, la Liga de la que siempre hablaba Luis, la de las últimas diez jornadas. Que seis puntos de distancia son dos partidos pero con el goal-avarage con ya tres. Y el Sevilla vuelve a ser el Sevilla y también está el Madrid, por supuesto, y el Barça

0 Comentarios

Normas Mostrar