Competición
  • Clasificación Eurocopa

Simeone: "Costa tenía que jugar en Lisboa, era nuestro Messi"

ATLÉTICO | LA ENTREVISTA

Simeone: "Costa tenía que jugar en Lisboa, era nuestro Messi"

Simeone defiende con vehemencia las decisiones que tomó en las dos finales de Champions. Es el Cholo más futbolero. Sus influencias, su sistema... Desgrana algunos factores de su Atlético
Fiesta de celebración del Atlético de Madrid: recorrido y horario

Madrid

¿Cómo ha llevado usted al Atlético al mejor momento de su historia?

Lo más importante es no detenernos a mirar lo que estamos haciendo. Si te detienes a pensar en lo que estás haciendo te empiezas a gustar, a mirar demasiado en el espejo, y ahí te terminas embarrando. Y lo que nos dio mucha fuerza, también, es la estabilidad.

¿La que da el club?

Claro, hubo un buen movimiento de espera por parte del club en la primera temporada nuestra. Necesitaba dinero y a pesar de eso sostuvo a Falcao. Y no era fácil. El Atlético se la jugó y le salió bien. Nos dio, como cuerpo técnico, un futbolista que nos potenció, para ganar la Copa del Rey. Y luego apareció Costa y las fichas fueron encajando.

¿Qué le hace falta al Atleti para dar el salto que le pueda acercar a Madrid, Barça o Bayern?

Yo no lo veo posible, sinceramente. Ha dicho tres clubes que son diferentes a los demás, sobre todo por los futbolistas que tienen. Después sí, tiene mucho dinero el PSG, el City o el Chelsea. Pero tampoco se acercan. No me diga por qué, pero la historia te va marcando que ellos son más poderosos en todo. Para imaginarnos que nos acercamos a ese nivel, necesitaríamos años de esto que nos está pasando ahora. El Atlético es el presupuesto 15 en Europa pero compite en lo futbolístico. Y para ganar la Champions no nos llegó.

¿Cómo le afectó en lo personal perder las dos finales?

Muchísimo, sobre todo la segunda. En la primera veníamos de ganar la Liga...

¿Cómo se ha sobrepuesto el equipo a esas dos finales perdidas?

Cualquier otro club que no fuera Madrid, Barça o Bayern, tan acostumbrados a jugar finales, que perdiera dos de esa manera, habría entrado en decadencia. El valor de lo que hicimos nos lo dará el tiempo. Será histórico, una leyenda.

¿Se equivocó al poner a Diego Costa de titular en Lisboa?

Si me vuelve a pasar, juega la final otra vez. ¿Cómo no va a jugar el mejor futbolista que tenemos?

¿Porque estaba lesionado?

¡No estaba lesionado! ¿Vio los alargues de cien metros que hacía sobre el campo? Yo decía: si este chico me juega 45 minutos en la final de la Champions... ¡Es Diego Costa! Es como si Messi está medio lesionado y no juega la final de la Champions con el Barça. Para nosotros, Diego Costa era Messi.

Y una motivación para los compañeros…

Pero también, en este riesgo que corrí, llegamos al minuto 93. Yo les quiero preguntar a aquellos que tienen la duda de si yo hubiese hecho algo… ¿Y si hubiese hecho algo y no hubiésemos llegado al minuto 93? Perdimos dos finales con el Real Madrid, ¡eh!, no lo olvidemos, que tiene once Champions.

¿Y en la segunda final, pudo ir a por el partido y fue a por los penaltis?

No… El cambio era Correa por Saúl. Marcamos el gol. Y ahí no hice el cambio. Poner a Correa por Saúl me hubiese dado hacer un gol o que me hagan un gol. Quedará el suspense. Para los valientes, fui un cagón; para los inteligentes, llegué a los penaltis. Según dónde se quiera posicionar.

¿Prepararon la final de Milán en Las Rozas?

Sí.

Simeone, entrenador del Atlético.

¿Le ha llegado que Ramos destripó toda la táctica del Atlético porque conoce, de la Selección, a la gente que trabaja allí?

Me ha llegado, sí. Imagine lo mal que lo hicieron si tuvieron que llegar a los penaltis. Tendrían que haber ganado 4-0.

Así que no se lo cree…

Le doy la posibilidad de que sea cierto. Pero si lo sabían… (risas).

¿En el fútbol está todo inventado?

A veces se retrocede para mirar estilos anteriores en los que apoyarse y otras se busca algo nuevo. Pero, por encima de todo, nadie tiene la verdad. Pienso que los entrenadores no estamos muy alejados unos de otros sobre lo que pensamos del juego: sólo los caminos son diferentes.

¿La moda actual es el 4-3-3 y la presión alta?

Sí, sí… Para mí los mejores clubes que utilizan el 4-3-3 son Barça, Madrid y Bayern. ¡Porque tienen tres delanteros que te terminan resolviendo todo lo que pudieras imaginar en cualquier sistema! Usted puede decir: voy a atacar con estos tres. Pero si llegan cinco veces y sólo hacen un gol, cuidado, porque estás más cerca de perder que de ganar.

¿Y cuál es la idea base de Simeone?

Yo estoy en no obligar a los futbolistas a hacer lo que el entrenador necesita, sino a que ellos sientan lo que el equipo necesita. Cuando consigues que el jugador sienta lo que el equipo necesita, estás más cerca de que cualquier sistema te venga bien.

Tiene su lógica.

El otro día le ponía a los chicos el ejemplo de Mandzukic. Lo conocemos bien. Hoy está jugando en la Juve por la derecha en un 4-4-2 o un 4-2-3-1, pero corriendo toda la banda. Eso habla de la inteligencia de ese futbolista, porque ve que compite con Dybala, con Higuaín, y quiere adaptarse a lo que necesita el equipo. Y cuantos más jugadores comprometidos tenga un equipo, que sientan qué necesita el equipo más que lo que necesitan ellos individualmente, mejor.

¿Cree que el concepto de ‘tener la pelota’ está sobrevalorado?

¡Es el debate más viejo! De eso se trata en el fútbol, la política o la religión. Se discute porque no sólo hay un camino.

¿Y según su visión?

Según el equipo que tengas. El Barça fue quien mejor representó la tenencia de la pelota, pero la tenía para hacer daño. Ahora, Luis (Enrique) ha conseguido darle otra intención, otra velocidad con los tres que tiene adelante. Hay que nutrir a los equipos de distintas posibilidades para ganar. Está el Plan A y el Plan B, porque aunque con el primero sea todo más fácil y natural, hay veces que no funciona.

¿Le molesta que se le vea como un técnico defensivo?

No, no… Sinceramente, no. Creo que en el fútbol, cuanto mejor defiendas, mejor vas a atacar. Yo miro todos los partidos de todas las ligas. Y en todos hay goles. Aquel equipo que logre recibir menos, estará más cerca de ganar.

¿Qué entrenador le marcó más durante su carrera?

Tuve un montón y muy distintos. A Bilardo lo tuve muy joven, cuando un técnico es como tu papá o tu mamá. Fue en una época en que me abrieron la mente, en la que en Argentina todavía había quien pensaba que no había más sistema que el 4-3-1-2 y en Europa trabajaban cambiando de posición a los futbolistas. ¿Quién iba imaginar, entonces, que los extremos podían jugar a pierna cambiada? Bilardo abrió la mente de todos.

¿Y después?

Coco Basile era extraordinario en cuanto a la motivación. Se llevaba al futbolista a lo emocional para que pudiera responder. Luego Eriksson tenía una habilidad innata para ir cambiando las fichas y no inmutarse ante nada, ya fuera una derrota o un resultado positivo. El tipo siempre estaba con el mismo perfil...

¿En la Lazio?

Sí, él estaba loco con la transición rápida. Al final el fútbol se reduce a encontrar espacios cuando atacas y taparlos cuando defiendes. En aquel Lazio teníamos a Mihajlovic como central y a Verón como mediocentro. Eran maestros en el pase directo. Y teníamos a Nedved, a Salas, a Mancini, Ravanelli... Todos futbolistas muy rápidos. Y con uno o dos pases creábamos situaciones de peligro. No hacía falta tener el balón en posesiones largas. Pero era una cuestión de las características de los jugadores.

Llegar a eso es muy difícil…

Pero tampoco todos tienen aquella posesión que nos creemos que podemos tener y que sólo tiene el Barcelona. Los demás, somos diferentes.

¿Importa más ganar que la manera de ganar?

A mí lo que me molesta es que cuando llegas a una final a nadie le importen las formas. Ni en la misma final. Ahí sí quieres ganar. ¿No es lo mismo jugar mal una final de la Champions y ganarla que sumar un montón de puntos en la Liga hasta llegar a tu objetivo? O sea, que nos mentimos un poco todos, porque todos queremos llegar al objetivo…

¿Es entonces más Bilardista que Menottista?

No, yo soy Simeonista (risas). Estoy en medio. No soy ni una cosa ni la otra, claramente.

¿Y qué es el Simeonismo?

Yo no juego sólo de una manera. Juego de distintas maneras incluso a lo largo de un partido. Lo del Cholismo es más una cosa del periodista…

¿Pero, hay algo que defina el estilo del Cholo?

A mí que me definan los demás. Yo soy un convencido de la pasión, de que la gente haga las cosas porque las está sintiendo. Para ser un buen motivador has de tener buenos receptores. Es imposible hablarle a un congelador. La suerte para mí es que mis futbolistas me siguieron siempre. Aún hoy tenemos la suerte de que haya cinco tipos que nos siguen desde aquel primer momento: Gabi, Koke, Godín, Juanfran, Filipe…

¿Le queda a ese ciclo?

Yo creo que a esos que le nombro, sí. Por su forma de entrenar y de trabajar.

¿Ha llegado a jugar el Atlético este año como quería?

Mire, esta vez tenemos una plantilla joven: Correa, Giménez, Saúl, Koke, Griezmann, Carrasco, Oblak, Savic, Sime (Vrsalijko), Lucas, Thomas… En otra época eran jugadores más veteranos: Diego Ribas, Miranda, Raúl García… Creo que hemos buscado qué era lo mejor para el equipo y encontramos lo que está viendo hoy.

¿Pero quería que el Atlético jugara un fútbol mejor y por eso ponía a Koke en el centro?

A ver, si juegas con Koke ahí tienes que ir a atacar y a hacer goles. Si atacas y no los haces, después sufres.

¿Entonces?

Yo arranco de un 4-4-2, para que me entienda. Pongo papelitos y pongo los nombres. Después se puede convertir en un 4-3-3, un 4-2-3-1, en lo que quiera. Y yo a Koke lo tengo siempre en el medio y en el costado. ¿Qué pasó? Se nos rompió Augusto y Tiago no se nos recuperó. Posiblemente Saúl sea el más mediocentro de lo que queda para acompañar a Gabi. Si hubieran estado Tiago y Augusto, Koke no habría jugado casi nunca en el medio. Él es una posibilidad ahí, como cuando le ganamos al Madrid cuando saqué a Mario Suárez y puse a Koke en el medio.

¿No cree que el equipo está funcionando mejor ahora que está más resguardado atrás?

Para mí la posición de Koke como tercer hombre en el medio es importante para el equipo. Está lejos del lateral izquierdo, permite a Filipe Luis usar toda la banda y en el otro lado puedes jugar casi con un delantero, porque Gabi tiene algo, abarca mucho campo en la media por la derecha, y si pongo a Koke a su diestra siento que se superponen. Ahí lo que necesito es un delantero, y lo he probado mil veces con Correa, que lo hizo muy bien en Valencia.

¿Todo eso lleva dentro?

Esa es la ensalada que hay en mi cabeza (risas).

¿Quién es Simeone en el campo?

Tengo la suerte, porque es así, de tener muchachos que me siguen. Y eso tiene mucho valor. Le doy mucho valor a los Godín, Gabi y Koke. Esos tres y Griezmann son, sin duda, los que marcan las necesidades y lo que el equipo pide.

¿Qué es lo mejor que ha hecho Simeone en el Atlético?

Que lo digan los hinchas.

¿Y qué le queda por hacer?

Me mueve engrandecer al club. Le juro que el único camino que me acerca a seguir aquí es ver la energía de mejora, que la gestualidad sigue siendo positiva. Lo que me mata es cuando veo que la gente se estanca, que la gente se achanta.

0 Comentarios

Normas Mostrar