Al Benfica le valdrá el empate en la última jornada para ser líder

GRUPO C | ASTANA 2 - BENFICA 2

Al Benfica le valdrá el empate en la última jornada para ser líder

Dos goles de Raúl Jiménez salvaron al Benfica, que perdía 2-0 ante el Astana. Aunque hoy el Atlético le gane al Galatasaray, al Benfica le vale un punto ante el Atleti para ser primero. yern-Atlético en directo .

El Atlético de Madrid fue muy criticado por empatar en la capital de Kazajistán hace un mes; tampoco el Galatasaray había conseguido vencer. El Benfica comprobó por qué. Bajo cero, bajo techo y con césped artificial, parece que las ideas se bloquean. El Astana salió con una, pero la ejecutó a la perfección, por lo menos ayer: pases largos a las espaldas de los laterales y a correr; y a correr pocos le ganan al congonés Kabananga y sobre todo a Twumasi, ganés por más señas. Marcó el primer gol, falló otro y fue una pesadilla en sus cabalgadas, casi siempre acompañado por Kabananga.

Diez minutos del gol del ganés, Anicic peinó una saque lateral y marcó el segundo del Astana en esta competición. Hasta ese momento todos los goles a favor habían sido autogoles del contrario. El Benfica, con su clásico juego de más toque y pase corto, más masticado, era pillado en las contras y en pelotas dudosas por el mayor arrojo de los locales. Dos goles en diez minutos era fiesta nacional en Kazajistán.El Benfica redujo distancias, haciendo lo mismo que el Astana, pillar la espalda de la defensa y centrar al área sin mirar. Así consiguió marcar Jiménez de un buen cabezazo y llegar al descanso con la esperanza de una remontada a nada que vigilaran las pérdidas de balón.

En el segundo tiempo, Astana retrasó líneas o se las obligó a retrasar el rival, que siguió perdiendo mucho balón en el centro del campo para disfrute de centroafricano Foxi y el omnipresente Kabananga. Entre unas cosas y otras, Julio César se tenía que emplear a fondo bajo la portería y fuera de ella con rápidas salidas del área. La profundidad de los kazakos y el toque de los lusos, dos interpretaciones diferentes del fútbol, daban al encuentro un interés que a priori pocos pronosticaban; poco a poco se fueron agotando las pilas de los corredores africanos del Astana. El Benfica ganaba metro a metro, aunque sin crear ocasiones de gol. El entrenador luso, Rui Vitoria, sacó a un lateral de refresco y al francotirador Talisca, por si pillaba algo a larga distancia, pero fue otra vez el mexicano Jiménez, el más listo de la moqueta, quien empató el partido, cuando peor lo tenía su equipo. Un punto que le da la clasificación al Benfica; el liderazgo se lo jugará en su campo con el Atlético de Madrid.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar