Mundial de Clubes | Real Madrid

Rabat recibe al Real Madrid de Ancelotti más blanca que nunca

Aterriza hoy preocupado por la lluvia y el mal estado del césped. El equipo blanco despierta gran espectación, sólo se han agotado las entradas para el Madrid-Cruz Azul.

0
Rabat recibe al Real Madrid de Ancelotti más blanca que nunca
Javier Gandul

Cuentan los habitantes de Rabat que hubo el sultán Yacoub Al-Manzour soñó con construir la mezquita más grande del mundo, pero su muerte en 1.199 echó por tierra el proyecto. La torre se quedó a medias, pero hoy es uno de los emblemas de la ciudad, el minarete de Hassan. 815 años después Marruecos y la FIFA soñaron con el mejor Mundial de Clubes. Rabat presumirá estos días de la mayor torre futbolística mundial: el Madrid.

Sin embargo, tras lo visto en los encuentros de ayer, donde el Cruz Azul derrotó al Sydney Wanderers y se medirá al Madrid en semifinales, la expedición blanca aterriza hoy en Marruecos preocupada por el pésimo estado de los terrenos de juego por la lluvia. La previsión meteorológica avanza lluvias durante dos días y eso puede ser mortal para el césped. El Madrid, acostumbrado a la alfombra del Bernabéu, teme no poder desarrollar su fútbol y posibles lesiones.

Los devotos madridistas marroquíes tendrán una oportunidad única. Ver al mejor equipo del mundo a pocos kilómetros de su bait (casa en árabe). Los veteranos del lugar recuerdan que este partido genera más ilusión que aquel entre el FAR Rabat y Madrid (4-3) de 1962 en el que participaron Di Stéfano y Puskas, entre otros. “Hemos notado una gran diferencia respecto al año pasado con el Bayern. El Madrid mueve lo que no hacen otros equipos. Nos hemos dado cuenta en las cuatro ciudades que hemos instalado Fan Zones: Rabat, Marrakech, Tetuán y Casablanca”, dice miembro de la FIFA.

El madridismo sin fronteras vive su apogeo por todo Marruecos. Pese a que el precio de una entrada (las más caras son de 120 euros) es prohibitivo para un marroquí medio, no hay localidades para ver al Madrid. Es el único equipo que tiene tirón. La expedición madridista verá desde el avión una ciudad teñida de blanco (así son todos sus edificios) y sentirán el cariño. En cualquier tetería se ve una bufanda del Madrid. En el zoco de la ciudad, casi tantas camisetas de Cristiano como fotos de Mohamed VI. Increíble.