250 aficionados reciben al Racing: "Harry, págales"

ATLAS

ATLAS

RACING

250 aficionados reciben al Racing: "Harry, págales"

Paco Fernández permitió que la afición ‘invadiese’ el terreno de juego durante el entrenamiento y se hiciese una foto de familia con los jugadores.

El racinguismo está acostumbrado a recibir en su estadio a los mejores equipos de España, incluso ha disfrutado de dos semifinales de Copa en el último lustro, pero eso no impide que ahora mismo se sienta más orgulloso de sus jugadores que nunca. Ayer, unos 250 seguidores se dieron cita en las Instalaciones de La Albericia (y eso que el autobús se adelantó hora y media al horario previsto) para recibir al equipo que llegaba de eliminar en Almería a su segundo Primera consecutivo. Cansados, ojerosos, cargados de colchonetas, almohadas, mantas y ordenadores, pero orgullosos, futbolistas y técnicos desfilaron hasta su vestuario en medio de un pasillo formado por los aficionados desde la misma puerta del autobús.

Apoyo. Además de los aplausos y de las felicitaciones, especialmente para Mariano (“¡Once Marianos, queremos once Marianos!”), los aficionados repitieron los mensajes que cada domingo les mandan a los futbolistas desde la grada de El Sardinero: “¡Esa camiseta sí la merecéis!” y “¡Harry, págales”. El problema fue, por supuesto, que el destinatario del mensaje, el presidente del Racing, Ángel Lavín, no pudo escucharlo puesto que no acudió a La Albericia a recibir a la expedición, lo mismo que tampoco acompañó al equipo a Almería y ni tan siquiera se atrevió a llamar por teléfono, se limitó a enviar mensajes de WhatsApp a varios futbolistas.

La situación institucional sigue sin vías de solución, con tres meses a la espalda de los jugadores, cinco pagas adeudadas al resto de los empleados, embargos de Hacienda y de unos prestamistas de San Sebastián y con intentos desesperados del Consejo de vender, a través de Eugenio Botas, como es habitual, todo lo que les quieran comprar, aunque ello acabe con las opciones deportivas del club. Sotres (Recre o Málaga), Saúl (Villarreal o Almería) o Koné (Osasuna), fundamentalmente, pueden decir adiós en cualquier momento.

Comentarios

Comentarios no disponibles