Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
EN JUEGO
Joventut Badalona JOV

62

Movistar Estudiantes EST

62

FINALIZADO
Casademont Zaragoza ZAR

84

Retabet Bilbao BLB

61

FINALIZADO
Morabanc Andorra AND

87

San Pablo Burgos BUR

74

Liga Holandesa
EN JUEGO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

0

Vitesse Vitesse VIT

4

EN JUEGO
Utrecht Utrecht UTR

1

PSV PSV PSV

0

FINALIZADO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

2

Heerenveen Heerenveen HEE

4

FINALIZADO
Waalwijk Waalwijk WAA

1

Ajax Ajax AA

2

FINALIZADO
Twente Twente TWE

0

Willem II Willem II WII

1

Otro mordisco de Webó

Liga BBVA | Sevilla 1-Mallorca 2

Otro mordisco de Webó

Otro mordisco de Webó

Un viejo enemigo de Nervión da la victoria al Mallorca. El Sevilla, sin cerebro, empató tarde. Gol 99 de Luis Fabiano. Mateu le anuló otro con polémica

Gregorio Manzano comprobó ayer que la idea que moldeó en Mallorca y que ha heredado con exquisito respeto ese dandy que es Michael Laudrup todavía está por delante de este incipiente Sevilla que pretende y que ayer volvió a ver fantasmas y a perseguir sombras en casa. Desde que Manzano había aterrizado a finales de septiembre, los guardianes de Nervión habían ganado sus cinco partidos de locales. Al Mallorca le sobraron diez minutos para insinuar que la racha sería historia. De Guzmán, Pereira, Castro y Webó mostraron un nivel excelente. El Sevilla echó de menos la velocidad de Cáceres y se perdió porque Cigarini no es brújula suficiente. Así que con 0-1 Manzano tuvo que cambiar el plan y lanzarse al ataque. Otra vez tridente. Luis Fabiano intentó arreglarlo y consiguió su gol número 99. El 99 debió ser el cien porque minutos antes Mateu había invalidado una jugada aparentemente correcta. Con 1-1 y tres minutos para el final el Sevilla se olvidó de defender y Webó, un enemigo de la casa (aquel mordisco a Javi Navarro) tumbó al Sevilla y lo dejó fuera de Champions.

Pero detrás de ese primer telegrama del partido hay más. Especialmente, un paso atrás del Sevilla, que había experimentado una mejoría notable desde que Manzano llegó pero que ayer se pareció mucho más al equipo sin plan que fue ante Sporting de Braga, PSG y Racing. Fue ese equipo sin autoestima ni confianza que jugó por jugar. Durante 36 minutos, hasta que marcó Pereira, no se enteró de qué estaba pasando. Y eso es regalar demasiado. El Mallorca, que ya tenía en su currículum esta temporada un empate en el Camp Nou, se convirtió en un equipo incomodísimo. Laudrup no es entrenador de aspavientos, pero se adorna menos que cuando era futbolista. Lo suyo es el pragmatismo. Su Mallorca sabe a lo que juega y más si su rival no controla el centro del campo. El partido retrató a Cigarini, que apuntó virtudes ante el Karpaty y el Real Unión de Irún pero que al primer obstáculo se diluyó como un azucarillo. Manzano se vio obligado a cambiarlo al descanso porque su partido fue reprobable, poquísima cosa para un futbolista que llegó con cierta fama pero que tenía precedentes. No jugaba en el Nápoles. Es posible que ayer cerrase su capítulo de apariciones en el Sevilla. A Manzano se le vio demasiado obsesionado con el virus FIFA. Cáceres, Zokora y Romaric, que habían estado con sus selecciones, no jugaron anoche. Por poner un ejemplo, Messi había estado en Doha con Argentina y fue titular en Almería antes del clásico... y de ir a Atenas. El Sevilla había encontrado un cacique en Cáceres. Tal vez no esté para ese tipo de concesiones si es que el uruguayo estaba en condiciones.

El Mallorca se fue feliz al descanso. 0-1 y 45 minutos menos que sufrir. Porque en el Sánchez Pizjuán los visitantes sufren y si hacen media parte del trabajo ya están felices. El Sevilla regaló ese tiempo porque la segunda mitad, sin ser perfecta, sí fue otra cosa. De nuevo el tridente, con Kanouté de maestro de ceremonias. Y Luis Fabiano, que por más que en ocasiones transmita indolencia es un jugador de otro nivel. El brasileño merodeó el gol varias veces hasta que al fin lo consiguió a la media vuelta. Mateu Lahoz, árbitro que empieza a confundir los términos dejar jugar y violar el reglamento (se ha creído el papel de árbitro inglés y no pita ni las faltas flagrantes) señaló nadie sabe qué. Luis Fabiano no tocó con la mano pero el gol se fue al limbo. O Fabuloso peleó por repetir y lo hizo. Es su gol oficial número 99 con el Sevilla. Minuto 87, Nervión olió la gesta.

Y lo que se llevó fue un palo. Webó, un viejo enemigo de la casa que se las tuvo tiesas con Javi Navarro en aquellos tiempos de eléctricos Osasuna-Sevilla, le clavó el 1-2 a Palop. Un gran premio para un gran Mallorca, honores a Laudrup. Para el Sevilla fue una regresión. Manzano volverá hoy al primer día y cuando sus jugadores estén en el diván les recordará su frase nada más llegar: "Sois un gran equipo". ¿Lo es el Sevilla?

Anulado un gol aparentemente legal al Sevilla

Con 0-1 en el marcador, Luis Fabiano peleó por un balón con la defensa del Mallorca. Después de un bote extraño, la pelota quedó suelta y, a la media vuelta, el brasileño marcó. Sin embargo, nadie sabe muy bien por qué (la tele no demostró nada), Mateu decidió anular el gol. El brasileño protestó.