Un doblete de Quini pone fin a la mala racha del Alcorcón

LIGA ADELANTE | ALCORCÓN 2 - CÓRDOBA 1

Un doblete de Quini pone fin a la mala racha del Alcorcón

El Alcorcón rompió su racha de cinco derrotas consecutivas y firmó una victoria ante el Córdoba (2-1) gracias a dos tantos de Quini en la primera mitad y a la fragilidad defensiva que mostraron los visitantes, que marcaron por medio de Oriol Riera.

Partido muy igualado el que disputaron desde el inicio Alcorcón y Córdoba, que llegaron con las mismas urgencias a esta jornada y con el objetivo compartido de sacar unos puntos vitales para respirar un poco en la clasificación.

La primera ocasión del encuentro fue para los locales con un disparo de Samuel a los ocho minutos que salió ligeramente desviado por el costado derecho de la portería defendida por Raúl Navas, aunque la más clara llegó cuatro minutos después cuando Borja remató de cabeza totalmente solo un balón que se estrelló en el travesaño.

Para entonces, el Alcorcón ya se había hecho dueño de la posesión del balón y consiguió encerrar por momentos al Córdoba dentro de su campo. El premio a su esfuerzo llegó en el minuto 16 con un tanto de Quini, que aprovechó un barullo en el área tras un saque de esquina para rematar al fondo de las mallas y poner por delante a su equipo.

Ese tanto mermó la moral de los visitantes y espoleó a los locales, que ampliaron su ventaja mediada la primera mitad de nuevo gracias a Quini, que remató de cabeza en el área pequeña un centro de Nagore desde la banda derecha.

Poco antes del descanso, un fallo de la defensa amarilla permitió al Córdoba reducir distancias por medio del recién salido Oriol Riera, que, libre de marca, remató totalmente solo, de cabeza. Tras la reanudación, el Córdoba adelantó sus líneas y salió más motivado que su rival en busca del tanto de la igualada, aunque sin la eficacia necesaria.

El que más cerca estuvo de marcar primero en la segunda mitad fue el Alcorcón por medio de Fernando Sales, que mandó el esférico al travesaño cuando el portero visitante ya estaba batido por la vaselina del jugador amarillo.

Con el paso de los minutos, el encuentro se convirtió en un duelo de ida y vuelta, con ocasiones para los dos equipos, la más clara un remate al poste de Charlie que a punto estuvo de suponer el empate cuando restaban algo más de diez minutos para el pitido final.