"Noto que la afición está ilusionada conmigo. Que dure"

Liga BBVA | Racing de Santander

"Noto que la afición está ilusionada conmigo. Que dure"

"Noto que la afición está ilusionada conmigo. Que dure"

Las tertulias del Gambrinus con... Manuel Arana. Ha sido una de las sorpresas más agradables del inicio de la temporada. Su rapidez y versatilidad en el terreno de juego ha calado entre los aficionados racinguistas.

Habla muy rápido y sin embargo, se le entiende todo lo que dice. Era jornada de Champions League, pero poco le importaba. Manuel Arana Rodríguez (Sevilla, 3 de diciembre de 1984) tenía muy claro, desde que se inició en el mundo del fútbol, que quería jugar en la máxima categoría. Y lo ha conseguido a los 24 años, frente al Getafe, aunque el resultado final (1-4) no fuera el más apetecido para un debut tan esperado.

"La verdad es que me sentí muy cómodo a lo largo de todo el partido, aunque al final del mismo corríamos siempre detrás del balón". Fue uno de los jugadores más destacados en el inicio liguero, circunstancia que corroboró el pasado sábado ante el Atlético. "Creo que jugamos un gran partido, con las líneas muy juntas, a pesar de estar la mitad del encuentro con uno menos".

Todo está dispuesto en la mesa: Ensalada de queso de cabra, gambas al ajillo y machote al horno componen el menú, aderezado con un rioja Sierra Cantabria. Y Arana da buena cuenta de todo.

"Si quiero comer bien vengo aqu pero me gustan mucho las pizzas y las hamburguesas, además del chocolate. Siempre que puedo las como, sin pasarme, claro. No engordo y estoy muy bien de peso. Me cuido bastante".

Rival.

De familia sevillista, Arana se inició en el mundo del fútbol en el eterno rival de los hispalenses, el Betis, donde dio sus primeros pasos en los juveniles llegando, en ocasiones, a entrenarse, algún miércoles que otro, con el primer equipo, dirigido por aquel entonces por Serra Ferrer. Después pasó al Betis B, conjunto con el que descendieron de categoría y del que guarda sentimientos encontrados.

"Jugaba bastante y estaba contento, pero descendimos. En el último encuentro de la liguilla para evitar bajar de categoría fui expulsado y me sancionaron con cuatro partidos. En la temporada siguiente jugaba poco y me daban poca bola. En diciembre tuve la oportunidad de salir pero el Betis no me dejó y pasé una campaña bastante complicada".

De ahí pasó al Castellón B, también en Tercera, donde disputó 65 encuentros y marcó 11 goles en dos temporadas (05-06 y 06-07). Sin finalizar la campaña 06-07 juega con el Castellón en Segunda; allí tuvo cuatro entrenadores durante los dos años que defendió la camiseta de los de la Plana, en los que disputó 75 partidos, incluidos los de Copa del Rey y marcó 14 goles.

Seguridad.

Al acabar la temporada 08-09 lo tenía muy claro; "Siempre tuve confianza en llegar a Primera. Tenía ofertas del Mallorca y del Deportivo y del Racing sabía que podía haber algo. Hablé con mi representante y convinimos en acelerar lo más posible una futura contratación para que pudiera pasar un verano tranquilo ya que la competición en Segunda había acabado más tarde que en Primera. Antes de firmar, mi novia y yo habíamos pensado venir a Santander a pasar unos días de vacaciones, pues no lo conocíamos. A la mañana siguiente de firmar Carlos Mandiá con el Racing me llegó una oferta del equipo cántabro que era muy buena para mí y para el Castellón. Si me iba de allí tenía claro que ellos también tendrían que ganar. Les dije que sí y firme por cuatro años. Cuando tu representante te hace llegar una oferta de cualquier equipo miras y estudias todo; qué jugadores hay en tu puesto, quien es el técnico, la ciudad, que compañeros puedes tener, etc. A mí nunca me ha dado miedo competir con ningún jugador y, además, nunca me arrepiento de las decisiones que tomo. Estoy muy contento con lo que hice".

Tenía varias ofertas, tanto de Primera como de Segunda. Pero en su mente sólo había una idea. "Este año lo primordial era jugar en Primera, por mucho dinero que me ofrecieran equipos de Segunda no lo iba a cambiar".

¿Y por qué Santander y no Mallorca o Coruña? "Lo estuve pensando y me decidí por el Racing. No hizo falta que lo consultara con nadie aunque recuerdo lo que me dijo mi madre: que me viniera al Racing que aquí iba a jugar más". ¡Qué buenos consejos dan las madres! pensarán todos los aficionados racinguistas.

María de los Ángeles, su madre, Helena, su novia desde hace seis años, su padre, futbolero de toda la vida, y sus tres hermanos (dos chicas y otro chico), desperdigados por la geografía nacional, son parte fundamental de su vida. "Somos una familia humilde y trabajadora y firmar por un equipo de Primera no creo que me haya cambiado la vida. Hago lo mismo que hacia antes, me compro lo mismo que antes y disfruto con lo mismo de antes. Los futbolistas somos unos privilegiados. Mi padre ya está jubilado y mi madre es modista. Todos los meses mando dinero para facilitarles las cosas y que puedan vivir más tranquilos. Los dos vinieron el día de mi debut en Primera ante el Getafe. Siempre les pregunto su opinión sobre como he jugado y siempre son muy sinceros y me viene muy bien saber lo que piensan. Y con Helena, lo mismo. Algunas veces se enfada conmigo; dice que me exijo mucho". Este sevillano, campechano y gracioso, conoció a Helena, su novia, de forma poco habitual:

"Tenía un compañero que había quedado con su novia y otra amiga y me dijo que si podía acompañarles. Fuimos los cuatro al cine y ahí empezó todo. Fue una cita a ciegas".

Trabajo.

En los dos partidos de Liga disputados hasta el momento, Arana ha dejado destellos de su calidad, aunque reconoce que ha corrido más que en toda su vida.

"No soy un artista, no hago bicicletas; lo que sí realizo son movimientos por el campo. Creo que soy más potente que rápido; tengo una salida muy explosiva con la que me deshago del defensor. Creo que eso se logra con constancia y haciendo siempre lo mismo. Entrenándolo mucho".

Ahora, por exigencias del guión, ha cambiado su forma de jugar. Ya no es un extremo puro, tiene que ayudar a su lateral. "Claro que hay que ayudar en defensa. Estoy trabajando en ello. Puede que, en mi caso, sea un punto débil; es lo que más me cuesta, pero estoy trabajando con el mister para mejorar en ese aspecto. No me pongo metas; siempre aspiro a mejorar en todo".

Aunque sólo lleva dos partidos en la elite del fútbol nacional ya es consciente de las diferencias entre categorías. "En Primera, para destacar, tienes que hacerlo muy bien. Pero, quizás, la mayor diferencia entre Primera y Segunda es la calidad de los pases".

Llega la hora de hablar del técnico racinguista que, tras comprometerse con el conjunto cántabro, recomendó el fichaje del jugador sevillano. "Mandiá es muy serio. Busca la perfección en todo y no quiere despistes ni en los entrenamientos". ¿Chistoso? "Dentro del campo no lo es, aunque de vez en cuando tiene su punto". Eso s el sevillano tiene una cosa muy clara. "Nunca he tenido un equipo técnico tan numeroso como el que hay en el Racing".

Poco a poco, la tertulia va llegando a su fin. Se nota que Manolo Arana ha estado cómodo y, antes de levantarse, lanza un mensaje positivo:

"Hay muy buen rollo en el vestuario. Cuando llegué, me llamó mucho la atención el buen ambiente que había" y no se cortó a la hora de realizar un pronóstico para el partido frente al Málaga:

"Creo que nos toca ganar; perdimos el primero, empatamos el segundo..., sólo nos falta ganar. Si juntamos las líneas y lo hacemos bien, tanto en defensa como en ataque, tenemos muchas posibilidades de llevarnos los tres puntos".

Un mensaje para la afición: "Creo que están muy ilusionados conmigo. Lo único que espero es que dure". Así sea.