EPIK

Mascotas

Un perro hereda 5 millones de dólares tras la muerte de su dueño

No hay planes de comprar un cuenco de oro macizo para el perro ni un collar con diamantes incrustados. Eso sí, a la perra no le va a faltar de nada.

Un perro hereda 5 millones de dólares tras la muerte de su dueño

Es la historia de una mascota realmente mimada, Lulú, una border collie de 8 años. Fue amada por su dueño y cuando éste murió su última voluntad y testamento hizo de Lulú un perro muy rico.

Normalmente, Lulu hace de perro guardián fuera de su casa de Nashville, pero lo cierto es que ahora puede permitirse contratar su propia seguridad.

"Sí, es una buena chica", dice Martha Burton, la cuidadora de Lulu ahora.

Las dos han estado juntas durante años, ya que Burton, de 88 años, cuidaba de Lulu para su amigo, el dueño de la perra, Bill Dorris. Éste estaba siempre de viaje y Dorris quería que Lulú estuviera bien cuidada mientras él no estaba.

Entonces, a finales del año pasado, Dorris, de 84 años, un exitoso hombre de negocios soltero, murió. En su testamento nombró a Lulú y le dejó dinero suficiente para pagar más premios de las que cualquier perro podría imaginar.

¿Cuánto dejó Dorris exactamente?

El testamento dice: "5.000.000 de dólares serán transferidos a un fideicomiso que se formará a mi muerte para el cuidado de mi border collie Lulu". "A decir verdad, no sé qué pensar al respecto. Simplemente quería mucho al perro", dijo Burton a medios norteamericanos locales.

El testamento especifica: "Este fideicomiso es para atender todas las necesidades de Lulú. El perro seguirá en posesión de Martha Burton".

La herencia está actualmente en proceso de sucesión y no está claro cuánto vale. Pero los amigos de Dorris dicen que tenía grandes propiedades inmobiliarias e inversiones. Burton no sabe nada de todo eso. Lo que sí sabe es que Lulú es feliz y querida.

No hay planes de comprar un cuenco de oro macizo para el perro ni un collar con diamantes incrustados. El testamento establece que a Burton simplemente se le irán reembolsado por los gastos mensuales razonables.

Ella sabe que es imposible que puedan gastar 5 millones de dólares, pero Burton dice con una sonrisa: "Bueno, me gustaría intentarlo".

El fideicomiso será manejado por un gestor que aprobará y reembolsará a Burton los gastos para el cuidado de Lulú. No está claro qué pasará con el dinero que quede en el fideicomiso cuando Lulú, que tiene 8 años, fallezca algún día.