EPIK

Animales

Así son las primeras jirafas enanas descubiertas en el mundo

La altura de una jirafa típica es de alrededor de 5 metros. Pero estas jirafas que se encuentra en el centro de Namibia y Uganda medían apenas 3

Así son las primeras jirafas enanas descubiertas en el mundo

Los investigadores han identificado dos jirafas enanas, los primeros animales de este tipo conocidos por la ciencia. Durante los estudios de rutina de las poblaciones de jirafas en peligro de extinción y con problemas realizados por el grupo de conservación Giraffe Conservation Foundation, los biólogos encontraron los dos curiosos ungulados, uno en Namibia y el otro en Uganda.

En una investigación publicada recientemente en la revista BMC Research Notes, los biólogos concluyen que las jirafas tienen trastornos esqueléticos o cartilaginosos, lo que es poco frecuente en la mayoría de las poblaciones de animales salvajes en libertad. Tenían patas particularmente cortas y una tenía un cuello más corto que el promedio.

La altura de una jirafa típica es de alrededor de 5 metros. Pero la jirafa que se encuentra en el centro de Namibia medía apenas 3. Eso es bastante bajo (para una jirafa). La jirafa, conocida como Nigel, era un animal adulto maduro. La otra jirafa, en Uganda, que se midió como subadulta (es decir, como un animal independiente y maduro), medía algo menos.

"Los casos de animales salvajes con este tipo de displasia esquelética son extraordinariamente raros", dijo en una declaración Michael Brown, biólogo conservacionista y autor principal de la investigación.

Ambas jirafas aparentemente tuvieron éxito a pesar de esta alteración. Sin embargo, los biólogos no han visto a la jirafa de Uganda desde 2017 y a la jirafa de Namibia desde julio de 2020. De hecho, sus patas más cortas pueden haber dificultado el movimiento, haciéndolas más susceptibles a los depredadores rápidos.

En general, las jirafas están en general pasando un mal momento en su lucha contra la extinción. Hoy en día, unas 111.000 permanecen en estado salvaje, pero han perdido entre el 36 y el 40 por ciento de su población en las últimas décadas.