EPIK

Los tiempos cambian

5 anuncios de grandes marcas que hoy estarían prohibidos

El youtuber Wall Street Wolverine repasa los anuncios de marcas como Fairy o Aston Martin que fueron tremendamente machistas y racistas.

5 anuncios de grandes marcas que hoy estarían prohibidos

Nos quejamos continuamente sobre el racismo y machismo que aún domina en la sociedad pero, siendo justos, no estamos en la peor época. Si echamos la vista hacia atrás, nos damos cuenta de que vivir en tiempos de Franco o en décadas en los que los negros eran completamente discriminados en Estados Unidos hubiera sido mucho más duro.

Una muestra perfecta de ello son los anuncios de grandes marcas como Fairy o fabricantes de coches. Así nos lo cuenta Wall Street Wolverine, un canal de Youtube especializado en economía y tecnología. El youtuber repasa algunas de las campañas de publicidad más escalofriantes que, además, no ocurrieron hace tanto. A continuación dejamos algunas de las más impactantes:

1. Fairy

Niño blanco le dice a niño negro: "¿Por qué tu madre no te lava con jabón Fairy?" Imaginad si esta campaña saliera hoy en día.

2. Coñac Soberano

Mucho se ha comentado este anuncio increíblemente machista. Cuando una mujer se queja de que su marido la maltrata psicológicamente, una vidente tiene la solución perfecta: que le ofrezca una copa de coñac cuando llegue a casa cansado del trabajo.

3. Piña colada American Club

Un gran número de mujeres aparecen en el anuncio mirando a cámara con un vaso de American Club en la mano, un ojo morado y diciendo lo siguiente: "dame otra piña".

4. Aston Martin

Una campaña bastante machista que, para colmo, la copió BMW. En ella vemos a una chica posando sensualmente y el siguiente mensaje: "Sabes que no eres el primero, ¿pero realmente importa?" Es decir, está comparando a la mujer con un coche.

5. Cruzcampo

Dejamos a un lado los anuncios machistas (que hay para regalar) para conceder un hueco a esos anuncios que incitaban a los niños a beber cerveza. Cruzcampo, por ejemplo, lanzó una campaña en la que los niños aparecían bebiendo de una botella con el siguiente mensaje: "Mamá lleva siempre a casa Cruzcampo". Con San Miguel ocurrió algo parecido.