EPIK

En libertad

El misterio del cocodrilo de Valladolid: todo lo que se sabe

Un cocodrilo del Nilo ha sido visto en el río Pisuerga, en la provincia de Valladolid a la altura de Simancas. Esto es todo lo que se sabe de él y su búsqueda.

Los vecinos de la cuenca del Pisuerga, y por extensión del Duero, se han levantado esta mañana con una inquietante noticia.

Al parecer según se habló en un primer momento, un cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus), una especie que puede superar los 250 kilos y tres metros de largo, anda suelto por el río después de que las autoridades hayan encontrado sus huellas. Se sospecha que el ejemplar haya sido soltado desde alguna finca privada que lo tuviera incumpliendo la ley.

Por ahora los esfuerzos se centran en confirmar que se trataría de tal reptil y dar con él. En las siguientes líneas responderemos a las principales preguntas del caso.

¿Es cierto que es un cocodrilo del Nilo? ¿Quién lo afirma? La Guardia Civil recibió un primer aviso este sábado por parte de un biólogo que encontró las huellas del reptil en el entorno de la confluencia del Pisuerga y el Duero. Desde entonces expertos del Seprona y del Ministerio lo buscan.

Se cree por las pisadas que podría tratarse de un cocodrilo del Nilo, pero no se sabe a ciencia cierta. También podría ser un caimán, de menor tamaño, y en las últimas horas la especie se ha desdibujado aún más, aunque queda claro que no es una especie habitual de la zona.

¿Y eso que dicen que podría ser una nutria? Un biólogo de la asociación Chelonia opina que los restos encontrados podrían deberse, no a un cocodrilo, sino a una nutria. Los restos en cuestión son los dejados por el animal tras devorar varios peces. Las opiniones están encontradas.

¿De dónde salió? Todas las hipótesis apuntan a que podría haberse escapado o haberse liberado de una finca privada. En España es ilegal tener un cocodrilo como mascota, así que estos propietarios habrían incumplido la Ley.

¿Es peligroso? Los expertos afirman que sí, tanto si finalmente es un cocodrilo del Nilo como una especie de caimán, que sería de menor tamaño. Se ha hecho una llamada para mantener la cautela en las orillas de ambos ríos, aunque sin dejarse llevar por el pánico. Los especialistas también informan de que en una situación normal, es complicado que este tipo de animales ataquen humanos.