EPIK

Series míticas

Lisa Kudrow comenta la falta de diversidad en 'Friends'

La actriz que dio vida a la gran Phoebe en 'Friends' reconoce que la sitcom sería muy distinta si se rodara en la época actual.

Lisa Kudrow comenta la falta de diversidad en 'Friends'

Cuando Netflix estrenó 'Friends' en su catálogo, miles de adolescentes se llevaron las manos a la cabeza: ¿cómo era posible que la plataforma que presume (para bien) de incluir diversidad sexual en todas sus ficciones permitiera una serie con tonos machistas, homófobos y racistas?

Lo que aquellos jóvenes no se habían parado a pensar es que 'Friends' no se trataba de una sitcom actual, sino que la vimos estrenarse en los años 90, década en la que el matrimonio homosexual estaba prohibido en Estados Unidos y en la que que un hombre se comportara "como una mujer" era motivo de burla.

Precisamente por estas razones, 'Friends' fue y será una gran serie: se adelantó a su época y actualmente hace que nos percatemos de lo mucho que hemos avanzado en estos 25 años. De hecho, nos atrevemos a decir que para los más pesimistas, la sitcom estadounidense es una cura de negatividad. 

Pero antes de seguir con más detalles sobre lo que adelantó 'Friends', vamos al grano: Lisa Kudrow, que aunque haya participado en varias series y películas tras la sitcom es inevitable recordarla como Phoebe Buffay, ha reconocido en 'The Sunday Times' que si se rodara hoy "sería completamente diferente. No sería un elenco completamente blanco, eso seguro".

Y es que tanto los seis protagonistas como la mayoría de sus amigos y conocidos eran blancos y heterosexuales. Sin embargo, Kudrow no cree que eso sea motivo de crítica: "debe considerarse como una cápsula del tiempo, no por lo que hicieron mal", reconoce.

De hecho, como hemos señalado antes, la actriz ha destacado que, en realidad, 'Friends' fue adelantada a su tiempo. Recordemos que la serie comenzaba con Ross (David Schwimmer) separándose de su mujer porque ésta había descubierto que estaba enamorada de otra chica e incluso cría al hijo de Ross junto a ella. La misma Phoebe, que además era una luchadora nata, protagonizó una historia de subrogación.

Por tanto, cuando veamos 'Friends', hay que mirarla con ojo clínico: por un lado, podemos analizar qué fue lo que adelantó a su época y, por otro, debemos alegrarnos de que la ausencia de diversidad sea un hecho cada vez más cambiante. Si juzgáramos todas las ficciones con destellos machistas, homófobos y racistas, no disfrutaríamos de lo que el cine ha hecho durante décadas.