EPIK

Coronavirus

Los famosos ciervos de Nara en Japón campan por la ciudad por la cuarentena

En la ciudad de Nara, donde los ciervos viven en parques públicos y son alimentados por turistas, han salido a la ciudad al no haber quien los alimente.

Los famosos ciervos de Nara en Japón campan por la ciudad por la cuarentena
Mstyslav Chernov/ UnFrame

En la ciudad de Nara, una de las más bellas de Japón, al sur de la isla de Honshu, los ciervos de la especie sika viven de forma libre en el parque central de la ciudad, donde están tan acostumbrados a compartir espacios con los turistas que se acercan para que les den de comer, y de hecho hay pequeños puestos que ofrecen galletas para darles a los ciervos.

Pues bien, los ciervos en esta ciudad japonesa se ven obligados a abandonar sus hábitats naturales en busca de comida, ya que el número de turistas ha disminuido debido a la propagación del coronavirus.

La pandemia ha obligado a las personas a mantenerse alejadas y ha reducido el número de turistas, lo que a su vez obligó a los ciervos a abandonar su entorno habitual y adentrarse más en la ciudad en busca de comida.

Las imágenes de los ciervos saliendo del paque hacia el centro de la ciudad y en la estación de tren han sido compartidas por las redes sociales, quienes admiten que nunca antes habían visto a las criaturas actuar así.

Las noticias locales también muestran ciervos que deambulan por las calles de la ciudad mientras los conductores preocupados disminuyen la velocidad e intentan evitar golpearlos.

El festival Shunie generalmente tiene lugar en la ciudad entre el 1 y el 14 de marzo, donde los ciervos habrían sido alimentados en abundancia, pero con una caída del 80% de los turistas, su hambre los ha obligado a recurrir a estos métodos.

Sin embargo, la Nara Deer Preservation Foundation ha dicho que esta no es la primera vez que los ciervos han vagado por el centro de la ciudad, pero no tienen datos que sugieran cuánto ha crecido la población de ciervos en el último año. Otro efecto más de la fauna, como los avistamientos de osos que se han visto en Asturias o los jabalíes en Barcelona.