EPIK

Coronavirus

Multan a un hombre por “cazar pokémons” durante el estado de alarma

Su adición por 'Pokémon GO' le llevó a romper el confinamiento para salir a la calle en busca de nuevos pokémons; enseguida fue multado por la policía.

Multan a un hombre por “cazar pokémons” durante el estado de alarma

Llevamos más de una semana de confinamiento tras haberse decretado el estado de alarma en nuestro país como medida de prevención ante la expansión del Coronavirus. A pesar de llevar tantos días en casa, parece que más de uno continúa sin tomarse en serio la cuarentena y buscan la mínima excusa para salir a la calle. La policía y resto de autoridades se han visto en la obligación de poner multas a todos aquellos que se saltan el confinamiento.

Los jugadores de ‘Pokémon GO’ de países como Italia, Francia, Alemania o España están sufriendo de una manera muy particular el confinamiento ya que esta situación les impide salir a la calle para continuar su juego. La adicción a esta aplicación y la irresponsabilidad llevaron a que un hombre de avanzada edad se saltara la cuarentena para salir a jugar por una zona ajardinada de Aluche, en el distrito madrileño de la Latina.

“La policía municipal de Madrid pone multas por estar en la calle jugando a Pokémon GO”, anunciaba el tuitero @pokexperto en la red social del pajarito. Junto a estas palabras adjuntó una imagen de la multa interpuesta por la policía municipal al hombre de 77 años.

“Lo que no entiendo es porque el juego sigue actualizándose en estos momentos sin tener en cuenta que hay confinamientos en hogares de medio mundo”, “Lo único que va a atrapar es el Coronamon”, “A muchos abuelos les recomendaron el juego porque de esa forma les hacían andar más”, “Es una irresponsabilidad brutal”, “Estos abuelitos rebeldes”, “El pokémon más caro de la historia”, son algunas de las reacciones del resto de usuarios tras conocer la noticia en Twitter.

Las autoridades continúan tomando medidas

La policía podrá multar a todos aquellos irresponsables que no cumplan con la orden de mantenerse en casa salvo causa justificada, que se nieguen a ser identificados o que aleguen datos falsos o inexactos de identificación. Las multas van desde los 600 euros hasta los 30.000 euros ya que el delito es considerado como resistencia a la autoridad o desobediencia.