EPIK

Música

6 canciones de Camilo Sesto que hemos canturreado todos

El cantante alicantino ha fallecido este domingo a los 72 años. Se va uno de los artistas españoles más vendidos de siempre.

6 canciones de Camilo Sesto que hemos canturreado todos

Camilo Sesto ha fallecido en la madrugada de este sábado al domingo a los 72 años, fruto de unas complicaciones renales que, al parecer, llevaba un tiempo sufriendo.

Sesto, nacido en Alcoy (Alicante), se convirtió en uno de los superventas de la música española. Ha publicado más de 40 discos y vendido 70 millones de ejemplares.

Aunque Sesto se hiciera especialmente popular tras su actuación como Jesucristo en Jesucristo Superstar, el cantante ha dejado una serie de números 1 que en cierta medida siguen siendo eternos, tarareados en karaokes y discotecas aún hoy en día. Aquí van algunos de esos temas eternos.

1. Vivir así es morir de amor. 1978.

Una telenovela hecha canción que también te sonará por su estribillo (Y ya no puedo más). Camilo Sesto tuvo aquí uno de sus éxitos más internacionales, que aún se cantan a altas horas de la madrugada cuando algún DJ se pone nostálgico.

2. Algo de mí. 1971

Uno de sus primeros grandes éxitos. Sesto se hizo también popular en España por romper con el particular aspecto varonil que en esos años tenían muchos de los cantantes nacionales. Con su pelo largo, su pantalones acampanados, era un aspecto no visto entonces.

3. Getsemaní. (Oración del huerto). 1975.

Puede que de primeras no te suene, pero si le das al play verás que esta canción, una de las principales de Jesucristo Superstar, seguro que te resulta familiar.

4. El amor de mi vida. 1978.

Seguramente una de las canciones de amor más tarareadas un par de generaciones atrás. Aquí, ya convertido en cantante internacional, Sesto disfrutaba de su mejor época.

5. Perdóname. 1980

Otra de las canciones más cantadas y tatareadas en karaokes a altas horas de la madrugada. Pura exageración, puro Camilo Sesto.

6. Melina. 1975

Acabamos con una canción reivindicativa. Mientras triunfaba con Jesucristo Superstar, Sesto compuso esta canción, dedicada a la actriz y activista política griega Melina Merkoúri. Para muchos, fue una de esas canciones que comenzaban a burlar a la censura al final de la dictadura.