EPIK

Viral

El bikini de 1,20 euros que genera polémica en las redes sociales

La prenda fue lanzada por la marca británica Missguided y ya está totalmente agotada a pesar de las fuertes críticas que ha recibido en redes sociales.

El bikini de 1,20 euros que genera polémica en las redes sociales

La marca británica Missguided ha revolucionado el mercado lanzando un bikini que sobrepasa los límites del llamado ‘low cost’ ya que la prenda de baño no supera los 1,20 euros. ¿Cómo es posible?, es la pregunta que muchos usuarios se hacen a través de las redes sociales. Los tuiteros se han mostrado totalmente indignados con la marca.

Las redes sociales han estallado y con razón. Los usuarios no ven lógico que un bikini se fabrique de manera ética y sostenible por ese precio. En torno a la polémica surgida por esta prenda de baño, son muchos los tuiteros y ONGs que se están pidiendo a través de las redes que no se compre ese bikini. Lo curioso es que ya se encuentra totalmente agotado en la página web de Missguided y con posibilidad de unirte a una lista de espera a pesar de la indignación colectiva.

Ante el revuelo generado, la marca explica que se trata de una promoción para celebrar los diez años del empoderamiento de la mujer y con la oferta buscan que la mujer pueda verse bien y sentirse bien por un precio mínimo. Missguided también aclara que el coste de producción de estos bikinis es muy superior al precio de venta pero que asumen la pérdida para hacerles este regalo a sus clientas. ¿Será verdad?

Más allá de las explicaciones de la marca, las ONG que defienden los derechos de los trabajadores del sector textil no están de acuerdo con este tipo de moda que sobrepasa los límites del ‘low cost’. Algunos incluso llegan a bautizar estas prendas como “moda de usar y tirar”.

Esta publicación de Instagram se ha convertido en viral bajo el título: "Cómo arruinar el planeta por 1 libra o menos". En la ilustración vemos el polémico bikini de Missguided de 1 libra junto a 500 pajitas de plástico por 0,99 libras, una bolsa de basura por 0,10 libras y una botella de agua de plástico por 0,75 libras.

“Me encantaría saber lo que le pagasteis a vuestros trabajadores esclavos para producir un bikini de un euro”, “Estos niños asiáticos deberían tener algún salario”, “La industria de la moda es la tercera más contaminante detrás de la agricultura y de los combustibles fósiles”, son algunas de las muchas críticas que la compañía esta recibiendo.