EPIK

Series

El porno, una de las mayores influencias en lo nuevo de 'Black Mirror'

Los creadores de 'Striking Vipers', uno de los últimos capítulos de 'Black Mirror', han desvelado los orígenes de la trama

El porno, una de las mayores influencias en lo nuevo de 'Black Mirror'

La quinta temporada de 'Black Mirror' ya está disponible en Netflix y, después de analizar el capítulo de 'Rachel, Jack y Ashley Too' protagonizado por Miley Cyrus, hoy hacemos un repaso a un episodio completamente diferente: 'Striking Vipers'.

Si aún no lo has visto, te ponemos en contexto (pero te avisamos de que puedes sufrir algún spoiler sobre la trama): Danny y Karl, dos antiguos amigos de la universidad, se aventuran en un sorprendente juego de realidad virtual que acaba llevándoles a una situación completamente inesperada: disfrazados de unos personajes de videojuego, acaban enganchándose al sexo entre ambos.

Que 'Black Mirror' haya querido sumarse a la trama LGTBI de una manera bastante torpe es un tema que ahondaremos en otro momento. Hoy os contamos por qué 'Striking Vipers' se ha basado en el porno para generar su argumento. Y es que según ha señalado Annabel Jones, la productora ejecutiva, en una entrevista junto a Charlie Brooker (guionista de 'Black Mirror' por excelencia) para 'The Wrap', "el porno es cada vez más sofisticado y personal".

¿Dónde está el límite entre el porno y tener un amante?

El objetivo del capítulo, según ha seguido contando, es precisamente plantearnos dónde está el límite entre el porno y ser infiel a tu pareja. A pesar de que la tecnología no haya llegado al nivel de este episodio de 'Black Mirror' (donde realmente puedes acostarte con alguien sintiéndote en el cuerpo de un personaje irreal), Jones declara que "en un mundo donde el porno es tan inmersivo, es interesante analizar cuándo pasa de ser una distracción sana a una aventura amorosa".

Y esto es precisamente lo que se plantea Danny, uno de los protagonistas, durante el transcurso del episodio. ¿Debería sentir que le está siendo infiel a su mujer? ¿Puede contárselo? ¿Por qué no tiene ganas de sexo en la vida real si solo lo hace con el cuerpo de un personaje de videojuego? Danny vive envuelto en la duda y consigue sembrarla en el espectador de principio a fin.