EPIK

Películas con ritmo

10 grandes escenas musicales que nos ha dejado el cine

10 grandes escenas musicales que nos ha dejado el cine

No son musicales, pero estas 10 películas acogen algunas de las mejores escenas con la música como protagonista

Una buena banda sonora puede llevar a una película de un notable a un sobresaliente. Todos fuimos testigos de cómo la hipnótica canción de 'Réquiem por un sueño' o la música de 'El señor de los anillos' guiaban el argumento y el guión de la película hasta su final. Y al igual que una buena banda sonora puede llevar a las películas a la cúspide, las escenas musicales que hemos vivido en el cine ofrecen al espectador un soplo de aire fresco y un chute de emociones que encaja a la perfección con el argumento.

Reservoir Dogs (1992)

'Reservoir Dogs', la mejor película de Tarantino para muchos, nos resultó tan macabra como cómica. Con un guión cuidado y explotado al máximo, la escena en la que el más sádico del grupo baila 'Stuck in the middle with you' mientras tortura a su presa ha quedado para siempre en la historia del cine.

El director volvió a explayarse musicalmente cuando, dos años después, puso a bailar a John Travolta y Uma Thurman la canción 'You never can tell' de Chuck Berry en 'Pulp Fiction', otra de las películas más 'épikas' de Tarantino.

Antes del atardecer (2004) 

Si Jesse y Celine ya nos habían enamorado (una vez más) durante la segunda película de la trilogía, la escena final en la que ella se anima a cantarle el vals que compuso dedicado a él consigue cautivar tanto a Jesse como a los espectadores.

Garden State (2004) 

Natalie Portman solo tenía quince años cuando dio vida a Samantha, una chica que ayudó a Andrew (Zach Braff) a reencontrarse a sí mismo. La emotiva y divertida escena que nos concedieron al conocerse hizo que muchos descubrieran The Shins, una banda estadounidense de rock alternativo.

La vida de Brian (1979)

Un clásico, pero jamás nos cansaremos de escuchar ese pegadizo 'Always look on the bright side of life'.

Las ventajas de ser un marginado (2012) 

Cuando no existía Spotify ni Shazam encontrar una canción y grabarla podía convertirse en una tarea realmente difícil. Así lo viven los protagonistas de 'Las ventajas de ser un marginado' hasta que Emma Watson descubre que se trataba de 'Heroes' de David Bowie.

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013) 

Antonio (Javier Cámara) utilizaba las canciones de los Beatles para enseñar inglés a sus alumnos en la España de los sesenta. El nombre de la película hace referencia a uno de los versos de 'Strawberry fields forever', canción que interpretaron los propios actores durante el rodaje de la película. 

Billy Elliot (2000)

Otro clásico del cine. Billy Elliot era pura energía, era baile, era música. Por ello cuando huyó de la discusión en su casa no podía hacer otra cosa para descargar su enfado que lo que mejor se le daba: bailar al ritmo de 'Town called Malice' de The Jam.

Wayne's World (1992)

'Bohemian Rhapsody' tuvo su oportunidad antes de la famosa película sobre Freddie Mercury en la curiosa comedia de 'El mundo de Wayne'. La escena ha pasado a la historia.

500 días juntos (2009)

Tom (Joseph Gordon-Levitt) creía que el amor era fruto de un cosmos predestinado, un chute de ilusión y adrenalina que le hacía flotar y transformarse en otra persona. Por ello su primera relación sexual con Summer le hizo bailar felizmente y sentirse acogido por el resto de transeúntes al ritmo de 'You make my dreams'.

Casablanca (1942)

Terminamos con el clásico más clásico. Nunca podremos quitar de nuestra memoria a Ilsa (Ingrid Bergman) y su suave "play it, Sam" para que el pianista tocara 'As time goes by'.