EPIK

Las redes rusas estallan con la 'matrioshka traviesa' por su connotación sexual

mundial 2018

Las redes rusas estallan con la 'matrioshka traviesa' por su connotación sexual

Las redes rusas estallan con la 'matrioshka traviesa' por su connotación sexual

La muñeca emula a un árbitro con un silbato en su boca y se ha viralizado porque muchos internautas consideran que tiene forma de pene.

Venir a Rusia y no regresar con una matrioshka de recuerdo es casi como no haber viajado. Este recuerdo es uno de los regalos típicos para familiares y amigos, pero en los días previos al Mundial de Fútbol se ha convertido en el centro de una polémica. El motivo es un modelo al que sus creadores han colocado un silbato en la boca para simular la figura de un árbitro.

Las redes sociales no perdonan y esa muñeca ha sido objeto de burlas y críticas, debido a que algunas personas estiman que la forma del 'pito' se corresponde a un pene.

En pocas horas, Twitter, Facebook o VK (red social más popular de Rusia y Ucrania, parecido a Facebook) se han convertido en un hervidero de memes, chistes y chascarrillos sobre las matrioshkas ideadas por el artista Arkadi Shainov y promocionadas por Víktor Lunev. Este empresario concede que en las fotos para promocionar su venta en línea "el silbato se ve realmente mal", pero al agarrar la muñeca queda claro de qué se trata, por lo que le sorprende "la imaginación enfermiza de algunas personas".

Lunev asegura que "todo este ruido" procede de Ucrania, donde publicaron una imagen para "reírse de nosotros" (los rusos) y añade que no van a certificar este producto bajo el amparo de la FIFA ni del Comité Organizador de Rusia 2018. Como "no incluye símbolos oficiales", esos organismos tampoco pueden prohibir su venta.

Una demanda imparable

La denominada 'matrioshka traviesa', una muñeca de 10 centímetros que cuesta entre 600 y 800 rublos (alrededor de 10 euros) en función de su tamaño, será "un regalo excelente y memorable", indica en su descripción un portal web del producto.

De hecho, el revuelo ha provocado que su demanda esté por las nubes y sus creadores ya no son capaces de afrontar todas las peticiones, por lo que la fábrica de Semiónovskaya, (Nizhni Nóvgorod, Rusia) prepara un segundo lote de un artículo que ha servido hasta de escarnio contra el propio equipo nacional ruso.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar