EPIK

VUELVE AL COLE

17 momentos que viviste si ibas a actividades extraescolares

Dibujo, ludoteca, ajedrez, teatro o informática siempre empezaban en octubre. Este es nuestro homenaje, una ristra de momentos que te resultarán familiares

17 momentos que viviste si ibas a actividades extraescolares
Padre de Familia

Septiembre es el mes de la vuelta al 'cole', pero no toda la actividad escolar retorna en el noveno mes del año. Normalmente, las actividades extraescolares aguardan hasta octubre. Esas horas de clases posteriores al horario lectivo eran agridulces. A veces eran geniales y, en contadas ocasiones, inaguantables. Esto es lo que recordamos en Epik de aquella época de nuestras vidas.

1. En ajedrez, siempre eras el pringado al que le faltaba un peón. Todos tenían sus fichas perfectamente dispuestas y a ti te tocaba poner una pieza de las damas para completar tu ‘ejercito’.

2. También en ajedrez, siempre había algún motivado que creía haber descubierto la pólvora cuando te intentaba matar con el jaque pastor. Otros se veían a sí mismos como los ‘catenaccio’ del ajedrez por sacarse de la manga un enroque.

3. En refuerzo, te aburrías muchísimo. Pero una maldita barbaridad.

4. En informática lograbas una cátedra en crear carpetas. Tenías tan perfeccionado el botón derecho, 'crear carpeta' y ponerle nombre que te merecías un diploma.

5. En informática, rezabas a todas las divinidades imaginables para que te dejaran jugar al 'Buscaminas' los últimos cinco minutos.

Jugada perfecta en 'Buscaminas'

6. En teatro hacías de todo menos actuar. Jugabas a cosas, expresabas tus sentimientos, escribías historias… Después, en dos semanas de ensayos, clavabais inexplicablemente el musical de ‘Grease’.

7. En dibujo, nadie sabía dibujar, pero os lo pasabais pipa. Y el que sí sabía era el que después firmaba los mejores grafitis del instituto.

8. Además, en dibujo mezclabas todos los colores hasta que salía el 'caca'. Creías que ibas a crear el arcoíris, pero no.

9. En cualquier deporte, eras muy malo. Si eras de los buenos, no jugabas en la extraescolares, sino en el club municipal de turno.

10. Y si en ese ambiente tu entrenador era más competitivo de la cuenta y tú, un paquete, el banquillo era tu dulce hogar. Entonces descubres que ‘ganamos’ es un plural mayestático. Ganábamos pero no era por ti, precisamente.

Faubert se echa la siesta en El Madrigal

11. En ludoteca cundía el caos. Ni el monitor ni vosotros sabíais de qué iba el asunto.

12. En karate, todos los que te rodeaban eran cinturón blanco o blanco-amarillo. El que llevaba naranja ya era un Dios. Aún así, no terminabas de entender donde estaban los prometidos cinturones negros de las películas.

13. En baile, tu profesora danzaba con tal maestría que te recordaba a ‘Dirty Dancing’. Tú lo hacías como Bébé al principio de la película.

14. Estabas enamorado de tu monitora o monitor. Normalmente, era un estudiante de universidad y tú un pitufo de Primaria. ¿Cómo no ibas a perder el corazón?

Mr. Bergstrom y Lisa Simpson

15. Si tenías mala sierte, te podía tocar un vago que nunca se preparaba las clases. Era horrible, pero al menos veías películas.

16. Si además te quedabas en el comedor y las extraescolares te tocaban después, llegabas cansadísimo y rezando por un poco de siesta.

17. Si no te gustaba la actividad de turno, tus padres siempre te hacían aguantar al menos un trimestre. Al terminar ya le habías cogido el 'gustirrinín'.