EPIK

Luces, tripas... ¡Acción!

Milfs vs. Zombies y otras idas de olla con muertos vivientes llevadas al cine

Milfs vs. Zombies y otras idas de olla con muertos vivientes llevadas al cine

Milfs vs. Zombies

¿Por qué nos gustan las películas malas con muertos vivientes y cualquier otra cosa? Repasamos una amplia lista de películas con mucha sangre y poco guión y charlamos con un experto para averiguarlo

Llega un momento en el que los muertos vivientes 'standar' no dan más de sí. Y ahí aparece la figura del guionista que también desentierra algunas ideas peligrosas.

“Ya lo tengo: sangre, zombies, y mujeres maduras en aprietos”. Así podemos imaginarnos ese momento de iluminación que ocurre aproximadamente una vez a la semana dentro del cerebro de un angustiado guionista de películas de serie Z. Todo con el objetivo de aportar su granito de arena al cada vez más extenso panteón de cintas de bajo presupuesto que mezclan a los muertos vivientes con cualquier cosa que te haga abrir los ojos como platos antes de pensar, precisamente, qué narices tiene que pasar por la cabeza del deudor de esa idea.

Desde que el estreno en 1968 de La noche de los Muertos Vivientes de George A. Romero diera el pistoletazo de salida a la figura del zombie moderno, hemos tenido muertos vivientes para todos los gustos y colores. Lentos y algo torpones como en las películas originales, más rápidos y avispados como en la saga de 28 días, e incluso con versiones castizas como REC.

Sin embargo, la vorágine de cine Z ha llevado a los guionistas a discurrir algunos argumentos sin retorno que hacen de lo absurdo su principal argumento de éxito. Porque sí, para qué engañarnos, si películas que mezclan a tiburones voladores como Sharknado van por su cuarta entrega es porque la cinefilia tenía aún necesidades básicas que cubrir, y más aún dentro del ya de por sí alocado panorama de las películas de muertos vivientes. Piensa en cualquier cosa y luego súmale un zombi. Espera, mejor déjalo, ya está inventado. Aquí va una recopilación de películas que lo demuestra:

Milfs vs. Zombies

La epifanía de nuestro guionista modelo es la última película de este tipo que podrás ver (efectivamente este redactor tampoco ha sido capaz de inventar nada que no haya saltado ya a la pantalla). Salió en DVD para el marcado norteamericano este verano y su historia trata de un grupo de Milfs -que por si alguien no lo sabe es algo así como madres de más de cierta edad atractivas, para no ser grosero- que celebran una noche de 'solo chicas' cuando se ven obligadas a luchar por sus vidas después de que una horda de zombis ataquen su tranquilo pueblo.

La idea, surgida de la cabeza de Juan Sánchez y Leslie Monk, hasta ahora técnico eléctrico y guionista de otras pequeñas producciones, y dirigida por el también desconocido Brad Twigg, da una idea de lo que suponen películas de este estilo para pequeños estudios: tras su estreno y la repercusión de su loco argumento, ya tienen otros tres proyectos en marcha. El trailer, por cierto, no tiene desperdicio.

Black Sheep (Ovejas asesinas)

Justo se cumplen diez años del estreno de Black Sheep: ovejas asesinas. Su título no engaña. El paraje idílico de una granja neozelandesa se ve enturbiado cuando un científico comienza a hacer pruebas de ingeniería genética poco responsables... y para colmo, un grupo de ecologistas las liberan. Puede que sea la mejor trazada de todas las películas de animales pseudo-zombis o con ganas de zampar carne humana. Para muestra, casi logra el aprobado el Filmaffinity.

Zombis nazis...

Dead Snow (2009) Tiene todos los elementos de una película de terror. Un grupo de estudiantes se quedan aislados en un cabaña en medio de una gran nevada y empiezan a suceder cosas raras. Al guionista le pidieron algo más y dijo, “'¡Eureka!, ¡Zombis nazis!”

… Y en la Cuba castrista

El primer filme cubano sobre muertos vivientes -Juan de los Muertos (2011)- se llevó el Goya a mejor película iberoamericana. Una prueba de que los tópicos zombis se aclimatan a cualquier lugar incluida La Habana y una comedia de terror que para muchos fue un paso vital en la apertura que la isla ha tenido en los últimos años.

Zombeavers (2014): no son fans de Justin Bieber zombis, ¡son castores!

Volviendo al loco mundo animal, nos encontramos con esta cinta, que junta ingredientes parecidos a Milfs vs. Zombies, pero añade la guinda total a la demencia. Un castor zombi que viene a molestar la fiesta femenina de varias universitarias en topless. Podría haber sido un buen sketch de 30 segundos para reírse de los excesos del cine de terror de los ochenta, pero se liaron la manta a la cabeza e hicieron una película.

Inciso antes de seguir: pero, ¿por qué nos gustan estas películas y hay tantas?

“En Estados Unidos hay una red de distribución enorme, por lo que es posible producir películas de bajo presupuesto con ideas locas que encuentren salida”, cuenta a Epik en conversación telefónica el director español Manuel Ortega Lasaga, que ha dado varias conferencias sobre cine de serie Z y ahora está realizando la película Dientes de Otro, que también se inspira en esta tendencia.

A su juicio, las temáticas de zombis actuales viven en parte de la casquería y los recursos de las cintas de bajo presupuesto de los años 70. “The Walking Dead utiliza muchos de estos recursos, aunque obviamente con un guión mucho más elaborado”, dice Ortega.

Para él los zombis dan de por sí lugar a “comedias de situación, porque los zombis son torpones y dan juego. Romero y Sam Raimi ya jugaban con algunos toques de humor en sus películas y poco a poco se fue haciendo un género propio”.

En su opinión, sin embargo, hay diferencias. En los últimos años la productora The Asylum (a la que debemos para bien o para mal la saga de Sharknado) ha impuesto un género de ideas locas que sin embargo no son serie Z puro al tener un presupuesto importante. Más allá de eso, “Hay serie Z buena y serie Z muy mala y muy casposa. Muchas parten de ideas locas que te llaman la atención y que no te da mayores pretensiones”, señala Ortega, que cree que al igual que el genero zombi se ha vuelto a poner de moda en la última década con películas y series, ahora el subgénero que mezcla tripas y humor también está volviendo.

Seguimos con: Zombie Strippers (2008)

El nombre no engaña. Dale al play.

Un elegante toque historicista: Orgullo + prejuicio + zombies

Un punto y aparte en esta gore y desmesurada lista. Fue en el año 2009 cuando al escritor americano Seth Grahame-Smith se le ocurrió imaginar cómo sería volver a contar la historia del clásico de Jane Austen... pero sumándole zombis. Y salió un bestseller. Así que solo era cuestión de tiempo que llegara la película.

Ni la comida se salva: El ataque del sushi zombi

Dead Sushi (2012). Una película ideada por un japonés para poner mal cuerpo a todos los sushi lovers. Pero que no tengan miedo, la película es tan mala con las piezas de sashimi riéndose, que no causa efectos secundarios ver el trailer.

Poultrygeist (2006)

O la noche en la que alguien pensó que los pollos de una cadena de comida rápida podrían revivir.

Uno de los padres de todo esto tiene tres premios Óscar

Y esto es lo más gordo, que quizá, y pese a todo, todas estas películas sean el comienzo de una magnífica carrera. Peter Jackson, el ganador de tres Óscar por llevar a la gran pantalla la saga del El Señor de los Anillos, se estrenó en el cine en su Nueva Zelanda natal plantando bandera en aquello de la comedia zombie. Para muestra, un botón, Braindead (1992), o 'Tu madre se ha comido a mi perro', calificada como una de las películas más sangrientas de la historia. Sam Raimi, el director de Spiderman, o Tarantino, también son otros directores que partieron haciendo cine de terror con muy bajo presupuesto y que después filmaron películas de gran factura.

Artículo publicado originalmente en agosto de 2016.

0 Comentarios

Normas Mostrar