EPIK

VUELVEN

Todas las preguntas locas sin respuesta de Oliver y Benji

Los futbolistas nipones vuelven en 2018. ¿Ganó Japón el Mundial? ¿De dónde salían los nombre de los equipos? ¿Cómo termina? Analizamos todo

Todas las preguntas locas sin respuesta de Oliver y Benji

Si naciste entre los ochenta y los medio-noventas, uno de tus sueños parece hacerse realidad. Oliver y Benji volverán a nuestras pantallas en 2018, en el año del Mundial de Rusia, con nuevos capítulos. Así lo ha confirmado el productor y ‘padre’ de los talentosos futbolistas nipones, Yoichi Takahashi. En 1981 los dibujó y en 1983 ya estaban en la pequeña pantalla. Resistieron más de dos centenares de capítulos, a base de jugadas acrobáticas, reflexiones personales antes de disparar y campos ‘king-size’. La noticia ha asaltado a los medios españoles con especial virulencia. Normal, nos gustaban más que un partido en el asilo a los directivos del AC Milan.

Ha pasado por varias cadenas de la parrilla española, desde Telecinco a Antena 3. La audiencia siempre respaldó las aventuras de Oliver, Tsubasa Ozora en el anime japonés. Guardamos grandes recuerdos de la serie, como el comienzo del romance de Oliver con el balón: le salvó la vida cuando tenía cinco años. O donde continúa su carrera cuando acaba la serie original, el Barça. Benji Price terminó como portero del Hamburgo y Mark Lenders, como estrella en Turín. Sin embargo, otras muchas cuestiones son dignas de ser repasadas en busca de respuestas.

¿Continuará el efecto Pro Evolution Soccer?

En Oliver y Benji sucedía algo parecido al videojuego Pro Evolution Soccer. Todo el que haya jugado a este videojuego sabe cómo se transformaban los nombres de equipos y jugadores debido a la ausencia de derechos… y el deseo de contar con todos los conjuntos posibles. Así, dependiendo de la versión, encontrábamos al Chamartín (Real Madrid) o al North London (Arsenal), pero también a Roberto Larcos (Roberto Carlos), Ravoldi (Rivaldo) o Palm (Pelé).

De la misma forma, la serie cambiaba el nombre a los equipos en los que jugaban los protagonistas. Todo empezó con el Sao Paulo, el primer equipo de Oliver lejos de Japón. Era el Brancos. Después ficharía por el Cataluña, que hace las veces del Barça. Asimismo, el Valencia es el San José. La Juventus es el Piemonte, el Milan es el Calabria, el Bayern de Múnich es el Rotburg…

¿Persistirán los parecidos evidentes?

En la misma línea, las referencias de jugadores de la ficción a futbolistas reales eran constantes. Oliver Atom se parece al nipón Kazuyoshi Miura, muy lejos de su nivel en la serie. alemán Karl Heinz Rummenige era Karl Heinz Shneider. Maradona era Juan Díaz, Valdano era Alan Pascal, Rivaul era Rivaldo, Willem Arminius era el holandés Édgar Davids, Gino Hernández era el italiano Gianluigi Buffon… Y aunque muchos señalan al mentor de Oliver, Roberto Sedinho, como Socrates, en Epik nos recuerda más a Luis Enrique.

¿Llegó a ganar Japón el Mundial gracias a Oliver?

No. La edad máxima que Oliver alcanza en la serie son 22 años. Empieza la historia con tan solo 11, cuando disputa torneos a nivel regional y nacional en Japón. Se embolsa gran parte de esos títulos. Cuando llega a la categoría juvenil, logra su primer torneo internacional para Japón. Se impone en el Mundial sub-16 junto a los que temporadas pasadas eran sus rivales. En la final, vencen a Alemania. Tras este hito, la serie se detiene durante seis años, de 1995 a 2001.

Un año después, tendría lugar el Mundial de Corea y Japón, en el que atracaron a España sin compasión. En la serie, Oliver juega en Brasil, en las filas del Sao Paulo. Tras una época en la tierra de su mentor, Sedinho, pone rumbo a Barcelona. En el último capítulo de la serie, emitido en verano del 2002, Oliver debuta con el Barça ante el Valencia.

Entra en el campo sustituyendo a la estrella blaugrana y termina haciendo el gol del empate. Mientras tanto, podemos ver a Mark Lenders y a Benji Price triunfando en sus respectivos equipos, Juventus y Hamburgo. El capítulo termina con Oliver y sus compañeros nipones iniciando un duelo contra Brasil en el estadio de Yokohama, correspondiente al Mundial 2002.

¿Medirá el campo tanto como en el pasado?

Según un estudio de un estudiante japonés publicado en 2013, los campos de fútbol de Oliver y Benji llegaban a medir hasta 18 kilómetros. Un día sin pan en toda regla. Y no solo eso. Oliver llegaba a alcanzar los 150 kilómetros por hora. Esto se justifica en la inmensa cantidad de tiempo que los jugadores tardaban en alcanzar el área contraria. En ocasiones, incluso se apreciaba la superficie esférica de la tierra (¡?). Esta extraña situación escondía motivos narrativos: cuanto más tarden en llegar de portería a portería, más pueden pensar en sus cosas.

¿Qué futbolista actual sería Oliver?

El creador de la serie, el mismo que nos ha puesto la miel en los labios con vistas a 2018, lo reconoció en una entrevista: Andrés Iniesta. El japonés también actuaba como centrocampista ofensivo. El creador de la serie es un reconocido seguidor del Barça, habitual en el Camp Nou. Quizá ese el motivo por el que Atom acaba de blaugrana. También es fácil relacionar a Mark Lenders con Cristiano Ronaldo. ¿Quién serían los gemelos Derrick, Benji Benji o Tom Baker?

¿Y qué hay de las teorías de la conspiración?

Aquí hay barra libra. La historia se bifurca en dos direcciones, en función si hablamos del ‘manga’ (cómic) o del ‘anime’ (serie). Sea como sea, Internet disfruta destacando las banderas franquistas que ondean en el Camp Nou en el duelo de Oliver ante el Real Madrid o el final en el que no tiene piernas y todo ha sido un sueño (al más puro estilo Serrano). Sí hay otros datos curiosos que podemos detallar: Oliver se acaba casando con su amiga de la infancia, Patty, y su apellido nipón, ‘Tsubasa’, significa ‘alas’ y ‘cielo’. Takahashi ha desarrollado otros proyectos parecidos que también han gozado de cierto éxito, como ‘Hungry Heart Wild Striker’.

¿Volveremos a ver las jugadas míticas?

Son la esencia de Oliver y Benji. El fútbol al uso no era suficiente. En ‘Campeones’ se alcanzaba otra dimensión. En ella, para marcar se firmaban acrobacias dignas del Circo del Sol. Los hermanos Derrick eran, sin duda, los más originales. Eran los autores de la catapulta infernal y el tiro combinado. Oliver y Tom también lo ejecutaron. En la vida real, algunos futbolistas lo han intentado con éxito cuestionable.

También resulta memorable el tiro del tigre de Mark Lenders, la parada impulsándose en el palo de Ed Warner o la ‘follaseca’ (tiro con chanfle) de Oliver.

Roberto Sedinho, ese brasileño retirado que vive en Japón y guarda un extremado parecido con Luis Enrique, le enseñó esa técnica al joven Atom ¿Cuál era tu favorito?

Para que no te pierdas lo más divertido de internet, síguenos en Facebook y en Twitter. También te mandamos lo mejor de Epik a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram!