EPIK

Sexo, aburrimiento y otras historias reales de socorristas españoles

CONFESIONES

Sexo, aburrimiento y otras historias reales de socorristas españoles

Sexo, aburrimiento y otras historias reales de socorristas españoles

Montamos un grupo de WhatsApp con siete socorristas de piscina para conocer sus mejores anécdotas y qué odian de ti

En verano, miles de piscinas abren sus puertas para que te refresques el cogote. Son agujeros llenos de agua, eso sí, mucho más peligrosos de lo que parecen. El cuerpo de seguridad de las piscinas, de la inmensa municipal de tu ciudad a la minina de la urbanización de tu amiga, lo componen los socorristas.

Hasta septiembre, te vas a hartar de verles. Por ello, en Epik nos hemos propuesto entrar en sus cabezas, para que hagas el esfuerzo de empatizar con ese individuo en bañador y gafas de sol bajo una sombrilla. Hemos creado un grupo de wassap con siete socorristas para que te retraten al ‘dedillo’.

¿Cuál es la anécdota más rara que habéis vivido como socorristas?

La primera en la frente: “Gente haciéndolo en las escalerillas de la piscina”. Al más puro estilo voyeur-cañí. La confesión de Miguel no resultaría especialmente sorprendente si no se refiriese a una piscina pública en plena luz del día. Más de uno y más de una intentan imitar una de las escenas más socorridas de Hollywood, con el resto de usuarios flipando en colores. “Una vez pillé a dos haciéndolo en pleno Aquopolis, con todo el mundo mirando”, añade Sonia.

“¿Y qué les decís?”, preguntamos atónitos desde Epik, ante lo que Mario contesta “póntelo, pónselo; bueno, no. Llamas al jefe, que ese marrón yo no me lo como”. Yubero no ha pillado a nadie haciéndolo con el cloro como afrodisíaco, pero sí han intentado ‘hacerle’ a él: “Una fingió un golpe de calor para que fuera a socorrerla; estaba perfectamente”

¿Os aburrís menos de lo que parece?

Pues no. Se aburren tanto como parece, en particular, “un huevo”, según Yubero, “pero te bañas, te das un paseo, hablas con el típico ‘abuelete’ que te da conversación, juegas a las cartas…”. Hay que reconocerles la pelea que le ganan a la morriña, con el sol y las horas vespertinas como socias. “Te llevas un libro, el móvil, la 'gameboy'… Así te entretienes cuando no hay nadie”, apostilla Manolo, que también apuesta por hacer honor a Mitch Buchannon: También puedes tirar de ingenio e ir a por la vecina de turno”.

¿Qué es lo que más molesta a los socorristas que hagamos los usuarios de las piscinas?

¿Recuerdas cuando eras un niño travieso que corría desbocado por el borde de la piscina? Si eras de esos, el socorrista no te odiaba a ti. Odiaba a tus padres. “Lo que más me toca las narices es que haya padres y madres que hayan introducido el término ‘socorrista’ como sinónimo de niñera en la RAE”, indica Mario, una idea compartida por Yubero: “Me jode aguantar a padres que vienen a pedirte explicaciones cuando has echado de la piscina a un chaval por cafre”.

“Lo que más me molesta es que algunos vecinos te echan la bronca porque hay niños molestando… Pero sus hijos también tocan las narices. Nos tienen por niñeros, policías y, en algunos casos, esclavos”, critica Rubén, en la línea de Mario y Yubero, mientras que Sonia denuncia a los amantes del baño sobre la bocina: “Lo peor es cuando queda un minuto para irte a casa y se meten a darse el ultimo chapuzón”. “Me fastidia que toda la familia, como 30 personas, se pongan con neveras, mesas, sillas… Como si fuera un camping. Vas, les regañas y te dicen de todo”, remata Manolo.

¿Qué es lo mejor de ser socorrista?

Descartan de primeras el sueldo. A partir de ahí, empiezan a opinar. “Lo mejor es estar relajado, sentado y mirando la piscina o la playa”, considera Manolo, bien distendido: “Te das unas vueltecitas en esos momentos, que en mi piscina son el noventa por ciento, pero, aun así, tienes una gran responsabilidad”. Miguel pone en valor “las charlas con los compañeros”, mientras que Rubén agradece que “haya niños que te hagan compañía cuando no hay nadie”. Sin embargo, ante todo, lo mejor es “cuando el último día todos te tiran a la piscina”. Toda una liturgia.

Para que no te pierdas lo más divertido de internet, síguenos en Facebook y en Twitter. También te mandamos lo mejor de Epik a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram!

0 Comentarios

Normas Mostrar