EPIK

DE HACE MCMXCVII AÑOS

"Atimetus me dejó preñada": los primeros grafitis de la historia

Mucho antes de que el grafiti fuera uno de los referentes de la cultura urbana, la gente ya solía plasmar sus inquietudes en los muros

"Atimetus me dejó preñada": los primeros grafitis de la historia

En la década de los 90 en España, el grafiti era uno de los recursos más socorridos para atraer la atención de la chavalería. Los programas y las series de televisión vendían el grafiti como un arte marginal y peligroso, pero también con el atractivo antisistema de hacer algo fuera de lo legal. Esta tendencia se debía principalmente a que la cultura cañí se iba internacionalizando poco a poco, lo que dio lugar a curiosos formatos y nuevas narrativas que criaron a toda una generación.

Lo cierto es que, en paralelo, la cultura urbana venía desarrollándose en nuestro país desde mediados de los 80 con grafiteros como Muelle, que dejó su firma en numerosos rincones de la capital. También surgieron algunas formaciones que experimentaban con los sonidos del rap y el hip-hop, si bien es verdad que el primer rap de la historia de la música en España lo escribieron Alaska y Los Pegamoides para Bailando, ¡cuando casi nadie sabía lo que era el rap!

Como consecuencia de esta americanización, los artistas de las multinacionales se sumaban a la cultura de la calle: mezclas de flamenco con rap, productos vendidos con la etiqueta de hip-hop, estética urbana que no terminó de superarse hasta bien entrada la década de los 2000...el gueto estaba de moda. Para el imaginario común, Vallecas era el Bronx. Debido a este ejercicio de apropiación cultural se democratizó el arte en las calles, aunque también se asimilaron muchos tópicos que poco o nada tenían que ver con la cultura urbana. De hecho, debemos remontarnos decenas de siglos atrás para encontrar las primeras muestras.

Plot Twist: los primeros grafiteros datan del Imperio Romano

Las reivindicaciones en las paredes eran bastante recurrentes en la época romana. Podían ser de corte político y social o bien palabrotas, quejas, improperios o la propia firma del autor para marcar territorio. Por eso, el grafiti es quizá la más honesta de todas las expresiones artísticas. Como muestra, la mítica escena de las lecciones de latín de La vida de Brian.

Las primeras apariciones de grafitis se encontraron en Pompeya. Debido a la erupción del Vesubio, que petrificó la ciudad y la conservó intacta, se pueden leer las frases que dejaron en las muros de bares y burdeles, principalmente. Ana Vázquez, profesora titular de Historia Antigua de la UNED, ha traducido en su blog algunas de las muchas inscripciones pompeyanas demostrando que algunas cosas nunca cambian. Recogemos las más impagables:

 "A quien defecó aquí. Ten cuidado con esta maldición. Si la ignoras, tendrás a un Júpiter enojado como enemigo"

"Llorad, chicas. Mi pene ha renunciado a vosotras. Ahora perfora el trasero de los hombres. Adiós, maravillosa feminidad"

"Teophilus, no hagas sexo oral con chicas en los muros de la ciudad, como los perros"

"Epaphra, estás calva"

 "Atimetus me dejó preñada"

Para que no te pierdas lo más divertido de internet, síguenos en Facebook y en Twitter. También te mandamos lo mejor de Epik a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram!