ACTUALIDAD

El sorprendente impacto climático de los jabalíes

Para llegar a esta conclusión, un equipo internacional de investigadores ha utilizado modelos de población predictivos y técnicas de mapeo avanzadas.

El enorme impacto climático de los jabalíes

Según ha advertido un equipo internacional de investigadores, el aumento de la población de jabalíes podría ser una amenaza para el clima. Esto se deba a que al remover el suelo con sus hocicos para buscar comida, liberan cada año 4,9 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono. Esta cantidad equivale a 1,1 millones de automóviles.

Para llegar a esta conclusión, han utilizado modelos de población predictivos y técnicas de mapeo avanzadas. Christopher O'Bryan, investigador de la Universidad de Queensland (Australia), cree que estos animales actúan como "tractores que aran los campos". De esta forma, se libera carbono a la atmósfera.

Gran cantidad de suelo

"Dado que el suelo contiene casi tres veces más carbono que la atmósfera, incluso una pequeña fracción tiene el potencial de acelerar el cambio climático. Nuestros modelos muestran una amplia gama de resultados, pero indican que lo más probable es que los jabalíes estén removiendo un área de alrededor de 36.000 a 124.000 kilómetros cuadrados, en ambientes donde no son nativos", apunta O'Bryan.

En su opinión, "es una enorme cantidad de tierra, y esto no solo afecta la salud del suelo y las emisiones de carbono, sino que también amenaza la biodiversidad y la seguridad alimentaria que son cruciales para el desarrollo sostenible".

Los especialistas simularon 10.000 mapas de su densidad potencial en todo el mundo, conocidos como 'Global Change Biology'. Posteriormente, modelaron la cantidad de suelo alterada gracias a un análisis a largo plazo del daño de los jabalíes en diferentes condiciones climatológicas y en diversos tipos de vegetación. Y también imitaron las emisiones globales de carbono provocadas por esta especie basándose en estudios previos hechos en América, Europa y China.

Especie invasora

Nicholas Patton, de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda), detalla que "las especies invasoras son un problema causado por los humanos, por lo que debemos reconocer y asumir la responsabilidad de sus implicaciones ambientales y ecológicas. Si se permite que los jabalíes se expandan a áreas con abundante carbono en el suelo, puede haber un riesgo aún mayor de emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro".

Los jabalíes son animales que causan daños generalizados, costosos y es una especie difícil de manejar. Por ello, de acuerdo con los autores, su control "requerirá cooperación y colaboración en múltiples jurisdicciones, y nuestro trabajo es solo una pieza del rompecabezas, ayudando a los gerentes a comprender mejor sus impactos".