ACTUALIADAD

Rugulopteryx okamurae: el alga invasora que amenaza a España

Esta alga originaria del océano Pacífico está ganando terreno en las costas de nuestro país. Las playas de Andalucía son las más afectadas.

Rugulopteryx okamurae: el alga invasora que amenaza a España

Los efectos del cambio climático se dejan ver poco a poco, aunque no sean evidentes. Fruto de ello se ha producido la llegada de de un alga exótica invasora al mar Mediterráneo. Su nombre técnico es Rugulopteryx okamurae y ya empieza a ser conocida entre los expertos marinos, que temen que se empiece a expandir por las playas nacionales.

Con presencia ya en parte del estrecho de Gibraltar y la costa andaluza, Baleares es otro de los territorios que hace un seguimiento de esta alga originaria de las costas de Japón, Corea y China. Fue en el año 2015, en Ceuta, donde se detectó por primera vez esta invasión biológica. A pesar de que parecía un alga común, pronto los expertos confirmaron que se trataba de una especie extranjera.

María Altamirano, bióloga de la Universidad de Málaga y encargada de liderar un grupo de trabajo sobre las macroalgas invasoras, fue quien confirmó este hallazgo: no era un alga normal y corriente, sino una Rugulopteryx okamurae, originaria del Pacífico. "El alga todavía no ha llegado a Baleares", asegura Fiona Tomas Nash, científica del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA-UIB) a Última Hora.

El pasado mes de noviembre de 2020, el Ministerio de Transición Ecológica la declaró como especia invasora. Un acontecimiento que llegó cinco años después del descubrimiento de Altamirano y para cuyo control no hay todavía un plan de gestión. "En las zonas en las que ha llegado no hay nada que hacer, la erradicación hoy por hoy se considera inviable. Hay que actuar antes", explica la experta.

La costa andaluza, afectada

Las zonas más afectadas por esta alga invasora son las costas de Cádiz, Málga y Granada, viéndose perjudicados sectores com el pesquero y el turístico. Raquel Vaquer, coordinadora del Informe Mar Balear de la Fundació Marilles, explica que detectarla es complicado por su "gran parecido con otras especies nativas. Su invasión es silenciosa, suele pasar desapercibida y su presencia se detecta cuando es demasiado tarde como ha pasado en el Estrecho. Creo que esto es lo más preocupante. Una detección a tiempo podría ayudar a hacer una correcta gestión para evitar su expansión".

Cómo pudo llegar a España

La principal hipótesis que explicaría su llegada a las costas españolas es que pudo ser a través de uno de los muchos cargueros que cada día llegan a España con mercancía asiática. Este tipo de buques llevan agua de lastre que les otorgan estabilidad, especialmente durante la carga y descarga de mercancías.

Otro motivo para pensar que pudo llegar de este modo es que, de acuerdo con diversos estudios, esta especie puede sobrevivir tres semanas en la oscuridad, el tiempo aproximado que necesitan los navíos para llegar desde el Pacífico hasta el Mediterráneo.

"El alga desplaza a otras especies tanto para crecer sobre ellas como por efectos de sustancias que sintetiza que ahuyentan a los herbívoros. Crece sobre otras algas y corales y los mata porque los deja sin luz", advierte Vaquer. De hecho, un informe del Ministerio para la Transición Ecológica reconoce que se han producido "alteraciones del hábitat marino, pérdidas de biodiversidad y afectación a especies".