VERANO

¿Tienen fecha de caducidad las cremas solares o se pueden usar de un año para otro?

No, no se pueden utilizar de un año a otro. Debes fijarte además en el olor, la textura y el color, para evitar quemarte y que puedan además darte una reacción alérgica.

protectores solares
as.com

Los productos caducados pierden sus propiedades, luego su efectividad, y pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. Y si hablamos del sol, ninguna broma con eso. Los bronceadores son el grupo más delicado de cosméticos que caducan de año en año. Además, los utilizamos cuando el sol más incide, a no ser que seas del grupo que se protege cada día del año también en invierno.

Así que si pretendes utilizar el bronceador del año pasado ten en cuenta la pérdida de propiedades y cómo saber, incluso, si el nuevo de este año que has comprado y has dejado al sol durante horas, ya no te protege.

Lo que debes evitar en verano con el protector solar

Evita llevarlos a la playa y dejarlos al sol durante horas, altera el calor mucho sus propiedades. No los dejes en el coche. Tampoco los lleves a la piscina durante horas al sol. Protégelos, como harías con tu teléfono. De la misma manera, una vez acabado el verano, no los guardes para otro año. Sigue utilizándolos hasta que se agoten, el verano que viene olerán mal y no te protegerán.

Las tres reglas que debes conocer

La textura: productos que se licuan y productos que se solidifican. Todos a la basura. Las texturas nos indican el grado perfecto de un producto, por lo que es clave que lo uses en perfectas condiciones. Si sale un suero, está estropeado.

El color: si el producto es de un color y al abrirlo pasado un tiempo ha cambiado, a la basura. Si abres un bronceador y el borde está anaranjado o marrón, tíralo.

El olor: los bronceadores huelen a verano de una manera especial. Pero pasado un tiempo, y si no los utilizas, es mucho mejor que lo tires. Una vez abiertos están ya expuestos a cambios de temperatura, oxigenación, etc... que alteran su funcionalidad.

Lo que dicen los expertos

Hemos preguntado a los profesionales de la marca Delial de Garnier, ¿por qué hay que cambiar los productos de un año a otro? “Después de que un producto cosmético ha sido abierto por primera vez va perdiendo propiedades debido al contacto con el aire, los microorganismos del ambiente, del agua… por ello en los envases de cosméticos aparece el símbolo PAO (periodo después de apertura) que consiste en un símbolo de tarro abierto en el que se incluye un nº y la letra M. Este símbolo indica los meses en los que se puede garantizar que el producto conserva sus propiedades después de haber sido abierto”, cuentan.

En el caso de productos solares, el PAO suele ser de 12M (12 meses) pero además, hay que tener en cuenta que son productos que están sometidos en playas y piscinas a altas temperaturas, humedad… durante periodos prolongados de tiempo. Por ello, para estar seguros de que al utilizarlos estaremos adecuadamente protegidos, es conveniente descartar los protectores solares que se hayan abierto el año anterior”, explican.

Sí lo puedes usar, si no lo has abierto

“Todo cosmético que pueda garantizar una duración superior a 30 meses no requiere llevar una fecha de caducidad impresa en sus envases. Un bronceador puede conservarse en buenas condiciones más allá de 36 meses, por tanto no caduca si su envase no ha sido abierto”, afirman en Garnier.